11 de abril 2008 - 00:00

D'Elía contra el monopolio

(Luis D'Elía dedicó todo un bloque de su actuación en el programa "A dos voces" a criticar al monopolio "Clarín" por pretender, dijo, condicionar la democracia en la Argentina. Este piquetero profesor (así quiere que lo llamen) es uno de los voceros oficiosos del gobierno, que ha comenzado a fustigar al monopolio en actos públicos después de haberse beneficiado durante cinco años de la buena relación con ese conglomerado de medios. No fue gratis, ya que en el ciclo Duhalde-Kirchner el monopolio logró protección legal con la modificación de la Ley de Quiebras (que ahuyentó a sus acreedores que podían quedarse con la empresa por aplicación de la figura del "cram down"), la ley cultural (que impidió que empresas extranjeras invirtiesen en medios en la Argentina), con la prolongación de licencias de televisión abierta, la autorización de la fusión oligopólica de las redes de Multicanal y Cablevisión. La pretensión del monopolio de que el país elija la norma estadounidense de televisión digital y la querella por la propiedad de la telefónica Telecom pueden explicar algún tono crítico del monopolio a través de algunos de sus medios hacia el gobierno. Aunque esos mismos medios hayan hecho la vista gorda con la última protesta del campo, las relaciones con el gobierno se resintieron con dos anécdotas: una fue la publicación de una caricatura de Cristina de Kirchner que ésta consideró un mensaje cuasimafioso; la otra, la cobertura de la figura de Hugo Moyano, a quien el monopolio exhibió como un militante en los años 70 de algo que él quiere olvidar, la violenta Juventud Sindical Peronista, y más ahora cuando la Justicia investiga el asesinato de un tesorero del gremio de los camioneros. En su intervención por TN, cadena que pertenece al monopolio "Clarín", D'Elía hizo uno de los ataques más duros que se recuerden, y más aún, visto y escuchado por la onda del propio monopolio. Veamos lo que dijo D'Elía y el intento que los animadores del programa hicieron de defender a su empresa.)

Luis D’Elía
Luis D’Elía
Luis D'Elía: Yo quiero decirdos cosas porque si no me voy a ir mal, y que me disculpe esta casa, este canal al cual respeto, y que tiene muchos años de trayectoria con consensos y disensos. Este canal se benefició, este grupo económico se benefició con Duhalde, con la pesificación y la ley «Clarín», la Ley de Protección de los Bienes Culturales. Este canal se benefició siempre poniéndole la pistola en la cabeza a la democracia. Canal no, grupo económico. Yo sé que después de esto, tienen tanto poder que me van a demonizar hasta el infierno.

Marcelo Bonelli: D'Elía, le voy a decir lo siguiente...

L.D.: Si realmente hay libertad de prensa permítame expresar.

M.B.: Hay tanta libertad...

L.D.: Bueno, permítame expresar.

M.B.: ¿Me permite decir algo?

L.D.: Permítame expresar.

M.B.: Le voy a decir algo y usted va a seguir.

L.D.: Bueno, permítame expresar.

M.B.: Permítame aclararle algo. Este canal tiene tanta libertad que a usted lo hemos invitado hoy y lo hemos invitado infinidad de veces para que usted diga y fije su posición libremente. Entonces...

L.D.: Perfecto, entonces a bancar. Fíjese, hace poco este grupo económico ha obtenido la fusión de Cablevisión y de Multicanal y ahora...

M.B.: Aprobada por el gobierno nacional...

L.D.: Sí, y ahora pretenden...

M.B.: ...que la consideró justa. Hubo todo un proceso.

L.D.: No me tape, si me tapa es porque evidentemente no quiere que hable.

M.B.: No. Lo dejo hablar tranquilamente.

L.D.: Evidentemente no quiereque hable.

M.B.: No, perdóneme. La fusión de Cablevisión y Multicanal la aprobó el gobierno nacional después de un proceso de investigación (...)

L.D.: Sí, perfecto, y ahora ¿ saben qué?, ahora la pistola en la cabeza en la democracia argentina es porque se quieren quedar con Telecom. Entonces, yo creo que esta país necesita una nueva Ley de Radiodifusión, que acabe con los monopolios comunicacionales, porque si no éste es un grave ataque a la libertad de prensa, a la democracia y a la libertad de los argentinos.

Gustavo Silvestre: Pero, D'Elía, no hay monopolios en la Argentina. Hay cinco canales en emisión.

L.D.: La Argentina es uno de los pocos países del mundo donde quien tiene un canal de televisión puede tener una radio, puede tener una AM, puede tener una FM, puede tener un canal de televisión. Es una vergüenza la concentración comunicacional que tenemos. Es mucho más fácil, para mí, acomodarme al discurso del grupo, hacer gatopardismo y venir a franelearlos y quedar bien, pero es cierto eso.

M.B.: Pero D'Elía, discúlpeme. ¿Cuántas veces lo hemos invitado?

L.D.: Perfecto, no siempre me han tratado bien, fíjese el otro día. Se pasó hasta el paroxismo una imagen mía golpeando a un tipo que, la verdad, me equivoqué. ¿Está claro? Ahora, ¿sabe qué? Ocultaron, porque venían filmando deliberadamente este grupo, durante una cuadra todos los insultos que me profirió este individuo, cien metros de insultos, nadie pasó una sola imagen de eso.

G.S.: Este canal lo mostró, D'Elía.

L.D.: No, mostraron el último insulto que dice que era un mercenario.

G.S.: Se mostraron escenas (...)

L.D.: Fíjese cómo somos tratados, ese día un periodista de esta casa...

M.B.: ¿Escucha lo que le digo? Esa información se dio, quédese tranquilo.

L.D.: Sergio Lapegüe, que después averigüé, me enteré que...

M.B.: No, mire, yo no voy a permitir que empiece acá a juzgara todos los compañeros. Nosotros damos crédito por la honestidad.

L.D.: Entonces eso es corporativo.

M.B.: No, no.

L.D.: Ese señor me llamó cobarde, acá. ¿Cómo sabe eso?

M.B.: Yo le voy a decir lo siguiente, D'Elía. Si usted... ¿me deja hablar un minuto a mí?

L.D.: No, usted no me deja hablar.

M.B.: No.

L.D.: ¿Para qué me trajo, para hacerme un reportaje o para...?

M.B.: Hace 15 minutos que está hablando.

L.D.: No me deja hablar porque hablé de «Clarín».

M.B.: No.

L.D.: ¿Me entiende? No se puede hablar.

M.B.: Dijo todo lo que dijo de «Clarín».

L.D.: Mire, antes usaban la dictadura ustedes para hacer desaparecer gente, hoy la dictadura es mediática.

M.B.: Yo no le voy a permitir eso.

L.D.: Dictadura mediática.

M.B.: Uno de los lugares donde más se defendió el tema de los derechos humanos es aquí, en «A dos voces» y en «Todo Noticias».

L.D.: Dictadura mediática, donde la honra de las personas... se hace terrorismo de Estado con la honra de las personas.

M.B.: ¿Me deja decir algo? Le voy a decir algo.

G.S.: Está invitado, si no no lo invitaríamos si tuviéramos algo en su contra. Usted es una de las personas que más invitado está acá. Quiero aclarar también que no hay monopolios hoy en la República Argentina.

L.D.: ¿Cómo que no hay monopolios?, pero ¿cómo que no hay monopolios?

G.S.: Hay cinco canales de noticias...

L.D.: ¿Cómo que no hay monopolio? El grupo «Clarín» es dueño de 40% de la comunicación en nuestro país, es una vergüenza el monopolio.

M.B.: ¿Me permite algo, D'Elía?

L.D.: Es una vergüenza el monopolio. La concentración de la información.

G.S.: No.

L.D.: ¿Cómo que no?

G.S.: Hay mucha pluralidad y la gente ha elegido por muchos años a este canal como líder. Es el único país en el mundo, D'Elía, que tiene cinco cables de noticias en la Capital Federal, único país del mundo.

L.D.: Casi la mitad de la comunicación en la Argentina está en manos de ustedes, es una vergüenza eso, es un atentado a la libertad y a la democracia.

L.D.: ¿Sabe lo que pasa? Ustedes son una pistola en la cabeza de la democracia argentina.

M.B.: Pero por favor.

G.S.: Eso es una barbaridad, D'Elía.

L.D.: El político que entra en desgracia con ustedes, pobre tipo, pobre tipo.

G.S.: No, D'Elía, eso es una barbaridad que no le vamos a permitir.

L.D.: Pobre tipo.

M.B.: Le quiero decir algo más, usted es algo, D'Elía, es una persona que elabora, es una persona que piensa, pero realmente dice cada disparate a veces.

L.D.: No, no digo disparates. Esto no es ningún disparate.

M.B.: Sí, es un disparate.

L.D.: ¿Que «Clarín» es un monopolio que afecta la libertad de prensa en la Argentina? No es ningún disparate, no me quiera hacer...

M.B.: Pero perdóneme, la gente en este momento...

L.D.: Después tiene 24 horas por día para denostarme, por lo menos no se lo voy a permitir que me lo diga en la cara.

M.B.: Y yo se lo digo en la cara.

L.D.: No, no se lo voy a permitir.No es un disparate.Yo tambiéntengo mis argumentos. ¿A usted que le parece tener «Clarín», «Canal 13», radio «Mitre», FM, la fusión de Cablevisión y Multicanal? ¿Qué más quieren? ¿Que más quieren, muchachos? ¿Ahora quieren Telecom también?, pero ¿qué más quieren?

M.B.: Yo lo que quiero es que usted exprese, que se serene, nos expresemos todos.

L.D.: No, todos, pero la verdad, ustedes, a él le conviene quedar bien con el Grupo «Clarín», ser chupamedias del Grupo «Clarín», que sepan que la Coalición Cívica articula con el Grupo «Clarín». Bueno, es así, el poder concentrado en la Argentina es una desgracia para la democracia y la libertad.

M.B.: D'Elía, le quiero decir lo último. Somos tan plurales que usted pudo venir acá y decir todo lo que dijo e insultarnos durante media hora.

L.D.: No los insultamos, hay que desmonopolizar.

M.B.: ¿Cómo no? Dice que fuimos a apoyar a la dictadura, ¿qué dictadura apoyamos?, por favor.

L.D.: Hay que desmonopolizar al Grupo «Clarín», ya, ya.

M.B.: Dígale a la gente que compra todos los días «Clarín»...

L.D.: Desmonopolizar el Grupo «Clarín», ya.

M.B.: Bueno, dígale a la genteque no compre más «Clarín».

L.D.: Tenemos que acabar con la dictadura de «Clarín».

M.B.: Que no vea TN, no escuche radio «Mitre» y otros medios que son todos exitosos.

L.D.: Hay que acabar con la dictadura de «Clarín». «Clarín» no puede reemplazar a la democracia de los argentinos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar