"Que se tomen un cafecito"

Opiniones

(El sacerdote Luis Farinello es un hombre de la Iglesia y también de la política; ha alentado a candidatos en elecciones, tanto que su partido Polo Social fue el vehículo como para que un Luis D'Elía fuera diputado provincial en Buenos Aires. Ante el conflicto gobierno-Iglesia, sin embargo, este sacerdote, que tiene una columna diaria de predicación por el canal oficial de TV, parece privilegiar su investidura. Habló con radio «América».)

PERIODISTA: ¿Cómo ve usted este conflicto?

Luis Farinello: Y lo veo con preocupación ¿no?, porque siempre la política significa consensuar, sentarse a dialogar y consensuar en los temas esenciales, y estos enfrentamientos son muy pero muy negativos ¿no?

P.: A la Iglesia también le cuesta mucho ponerse en lugar de un político, usted ha tenido las dos experiencias...

L.F.: Sí, sí. Son distintos códigos de vida. Son dos mundos distintos así, y enfrentados generalmente ¿no? Generalmente hay como una imposibilidad de poder llevar el Evangelio a la vida práctica de todos los días, ¿no? y acá se complica todo mucho más, por esas dos maneras de ser tan tercos podríamos decir ¿no?, entre el cardenal y Kirchner ¿no? Porque, según lo que uno tiene entendido, dice el Presidente «yo no tengo problema en que se acerque y conversamos»; dice el cardenal «yo tampoco tengo problema, que se acerque, que venga y conversamos». Pero ninguno cruza la plaza ¿no?, deberían hacer un poquito un esfuerzo cada uno y encontrarse en algún banco de la plaza. Y tomar un cafecito juntos ¿no?

P.: ¿Falta humildad?

L.F.: Me parece que son dos personas muy fuertes ¿no? muy temperamentales, muy digamos convincentes, convencidas y les cuesta dar este paso, además Kirchner tiene esa forma de hacer política, además le va tan bien, que no tiene por qué, digamos, cambiarla ¿no? Siempre está como redoblando la apuesta el Presidente.

P.: ¿Usted cree que la Iglesia se excede a la hora de meterse con cuestiones políticas?

L.F.: Yo creo que una reelección en el caso de Kirchner me podría parecer buena, porque, como que no hay otra cosa ¿no?, como que no hay otra cosa y es un huracán, y ha empezado cosas que me gustaría que se profundizaran más, me parece que sí, pero en las provincias es distinto. Lo mejor sería callarse, y que se callen los dos (se ríe) por favor. Y que se saquen una foto, aunque no se hablen ¿viste? Como para parar un poco a la prensa.

P.: Cuando el Presidente dice «el diablo también está en las sotanas» se excede también, porque la verdad es que éste es un país católico...

L.F.: Cuando está así la cosa, mejor es callarse la boca, pero ya te digo, son los dos iguales (se ríe), son muy fuertes los dos y a los dos les cuesta un poquito dar un paso al costado.

Dejá tu comentario