Mitos y verdades de las dietas: los alimentos que no pueden faltar

Opiniones

Las dietas restrictivas son la puerta para desarrollar un trastorno alimentario. La realidad es que no son sostenibles en el tiempo.

La importancia de llevar una alimentación variada supone incorporar los nutrientes necesarios para que el organismo pueda funcionar correctamente y tener una calidad de vida saludable.

Muchas veces, me preguntan qué alimentos no pueden faltar en nuestra alimentación, pero yo hablaría de nutrientes ya que, hay mucha variedad de alimentos para cada nutriente. No pueden faltar los hidratos de carbono de buena calidad como la papa, batata, choclo, legumbres, granos integrales. Las proteínas que vienen de las carnes magras, pollo, pescado, huevo.

En este caso, para personas vegetarianas o veganas, se pueden formar proteínas completas con legumbres y cereales. Además, debemos incorporar fibra, vitaminas y minerales que vienen de frutas y verduras. También son indispensables las grasas saludables que provienen de frutos secos, palta, semillas, aceites vegetales, aceitunas.

frutos secos.jpg
Menor demanda y mayores cosechas provocan una sobreoferta.

Menor demanda y mayores cosechas provocan una sobreoferta.

La nutrición, a su vez, implica conocernos, no sólo conocer qué comer porque es más nutritivo o no. Va por la salud física y mental. Es importante tener una buena alimentación para prevenir enfermedades tanto físicas como mentales y tener una mejor calidad de vida para todas las etapas.

Con respecto a los mitos y verdades sobre las dietas restrictivas pienso que son la puerta para desarrollar un trastorno alimentario para quienes son vulnerables. La realidad es que no son sostenibles en el tiempo, no hay placer, no se toma en cuenta la vida social ni las emociones y generan una desregulación de lo que es el circuito de hambre y saciedad, desencadenando el descontrol alimentario. Es importante entender que de todo eso hay evidencia que lo comprueba.

actividad fisica 1200.jpg

No es bueno realizar dietas -salvo que sea alguna dieta específica por una patología- ya que no es sano restringir alimentos. Restringir calorías, nutrientes y placer provoca que se desregulen los neurotransmisores que afectan las emociones, el placer y el estado de ánimo y el sueño. Además, hacer una dieta restrictiva puede generar atracones y un efecto rebote, provocando mas desorden alimentario.

Lic. en Nutrición especialista en trastornos alimentarios (M.N. 7888 / M.P. 3196) IG: @nutricion.ag

Dejá tu comentario