26 de septiembre 2006 - 00:00

Una idea, no proyecto

(El gobierno reactivó a su vocero más locuaz, Aníbal Fernández, para intentar disipar los confusos anuncios sobre reformas antireeleccionistas de la Constitución. Fue una charla con Oscar González Oro por «Radio 10».)

Aníbal Fernández
Aníbal Fernández
PERIODISTA: ¿Qué necesidad hay hoy de meternos con la Constitución?

Aníbal Fernández: Ninguna. Porque a un colega suyo se le dio por escribir algo que en una charla de café puede haber comentado el Presidente, ¿alcanza para llenarse de conjeturas y dar por sentado que el gobierno tiene un proyecto? Parecemos mamá Cora, si lo dice el diario, debe ser cierto.

P.: Yo debo creer en los medios...

A.F.: Yo no.

P.: Entonces ¿no es verdad?

A.F.: El Presidente tiene una visión, seguramente yo tengo otra visión, la misma o parecida o distinta, respecto de las reformas del 94. Muchos de los institutos establecidos en esa reforma, yo no los comparto, pero mi visión la tengo y si me dijeran: «¿vos reformarías de esto algo?», sí, esto lo cambiaría, cambiaría esto y cambiaría esto.

P.: Vamos al Presidente...

A.F.: Habla con un colega suyo, surge el tema y el Presidente dice: «Me parece a mí más acertado en lugar de dos períodos de cuatro años con posibilidad de reelección que sería más sensato volver a lo que sabiamente hicieron los constituyentes de 1853, que era un único período de cinco o seis años sin reelección de forma tal de que le diera más tiempo para proyectar y que le diera previsibilidad y alternancia al manejo del poder».

P.: ¿Usted qué piensa?

A.F.: Yo estoy muy cercano a la manera de pensar del Presidente, creo que era sabia la visión. Usted fíjese que no por casualidad repiten dos presidentes, que son Roca e Hipólito-Yrigoyen. Lo que dejaba establecido que cualquier forma que uno pudiera intentar desarrollar para que su sucesor le dejara el campo para seguir avanzando no se lo permitió a ninguno.

P.: O sea que lo piensan, pero no está en los planes...

A.F.: Sí, para otro momento. No está ni por casualidad en los planes...

P.: Pero querrían...

A.F.: Pero si no, pareceríamos que fuéramos unos autistas o unos tontos que no hacemos evaluación de lo que está pasando. En este caso, nada menos que el propio presidente hace sus valoraciones y yo si tengo que evaluar esa Constitución del 94, en la cual sacaron el Colegio Electoral, ¿cuál es el beneficio? No se sabe. Se agregó un tercer senador, tampoco se sabe cuál fue el beneficio...

P.: No olvide que el Presidente estuvo presente en esa reforma...

A.F.: ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?

P.: El estuvo apoyando eso.

A.F.: Le doy vuelta la cosa. Yo estuve presente en ese lugar. Todos votaron para un lado o para el otro, pero todos la juramos. Todos lo hicimos para bien, nadie hizo de maldad una reforma de estas características. Y las cosas no salen como uno aspiraba que fueran hechas. Nos tenemos que bancar lo que está mal.

Dejá tu comentario

Te puede interesar