Pymes: entre el nivel de actividad económica, Presupuesto 2021 y Reforma Tributaria

Opiniones

Estamos en un escenario donde Industria y Ventas Minoristas en comercios desaceleran su caída luego de una cuarentena estricta y el Consumo Masivo acelera su caída por el efecto rezago

Tenemos datos cruzados en la actividad económica. Por una parte, tenemos desaceleración de la caída de la producción industrial y de las ventas minoristas luego del aislamiento social extendido y cuarentena estricta y por el otro lado tenemos aceleración de la caída del consumo masivo cuando en el medio de la cuarentena estricta tenía datos positivos. Mucho para analizar y proyectar en este contexto.

De acuerdo a un Informe de la FoPyme (Fundación Observatorio Pyme) la cartera de pedidos detuvo su caída anticipando también cierta mejora de la actividad entre las PyME manufactureras. En este contexto el empleo en el sector pyme en esta pandemia muestra una reducción de cantidad de ocupados es de -2,9 % durante el segundo trimestre 2020 en términos interanuales menor al segundo trimestre de 2019 que fue de – 5,5 %. Sin embargo, el costo es importante para el sector ya que muchas Pymes Industriales están condicionadas para mantener a su personal (tanto por la prohibición de despidos sin justa causa y por razones económicas, como por la posibilidad de establecer acuerdos de suspensión -con reducción salarial- y el acceso a los beneficios del ATP).

El sacrificio de la pymes para sostener el empleo se da en un escenario de caída de ventas. En términos de la evolución de ventas reales, es decir de acuerdo a la Fopyme se observa una caída interanual -2do trimestre 2020 vs. 2do trimestre 2019 del 24%, mientras que el total de la industria medido por el IPI manufacturero de INDEC experimentó una contracción del 22%. La caída de las ventas afecta más a las Pequeñas (10 – 50 ocupados) que a las Medianas empresas.

Al evaluar las ventas minoristas en el sector comercial también desaceleran su caída. Sin embargo, los cierres de comercios en este caso han llegado al 22 % del total del sector en la Ciudad de Buenos Aires de acuerdo a FECOBA (Federación de Comercio de la Ciudad de Buenos Aires). Las avenidas comerciales en algunos ejes tienen más carteles de “Alquila” que “Abierto de 11 a 20 hs”.

En el caso del consumo masivo tuvo un veranito en pleno otoño e invierno cuando en el comienzo de la pandemia las ventas crecían 16,6 % en Marzo, 9,8 % en Mayo y 2,8 % en Abril de acuerdo a Focus Market vía Scanntech (lector de código en 670 puntos de venta de todo el país). Sin embargo comenzó su caer a partir de Junio en forma sostenida. Por su parte, muestra una caída del -6,7% en el mes de Agosto incrementándose aún más la retracción del mes anterior; si bien el saldo es positivo +2,3% en el acumulado de los primeros ocho meses del 2020.

Cuadro Focus Market – Scanntech

Cuando hablamos de consumo masivo es lo básico que consumen los 45 millones de Argentinos, es decir, alimentos, bebidas, artículos de limpieza y cuidado personal. La clase media presenta una fuerte restricción del ingreso que comienza a repercutir en el resultado de las ventas en góndola.

Estamos en un escenario donde Industria y Ventas Minoristas en comercios desaceleran su caída luego de una cuarentena estricta y el Consumo Masivo acelera su caída por el efecto rezago que se está produciendo en el bolsillo del consumidor producto de la misma causa en el deterioro de la actividad económica previa.

En este contexto hay dos parámetros sobre el horizonte de la economía futura en Argentina a tener en cuenta. En principio esta semana tendremos la presentación formal del presupuesto 2021. Las variables macroeconómicas en busca de una estabilización en los papeles muestra una inflación que sería del 28 %, un crecimiento del 5,5 % y un tipo de cambio en $ 101 por dólar en Diciembre 2021.

Una vez el profesor Juan Carlos De Pablo lo escuche decir que “si tuviera que darle una condena a alguien le diría: Hacé un presupuesto, porque tenés que anticipar qué va a pasar con el PBI real, qué va a pasar con la inflación, los salarios, el tipo de cambio, la tasa de interés, ¡una locura!". A lo cual le sumarían que la segunda condena ininterrumpida es hacer el plan y presupuesto administrativo, financiero, comercial y de marketing de una empresa Pyme teniendo en cuenta esas mismas variables.

El filósofo alemán Immanuel Kant decía que “se mide la inteligencia del individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar”. Si lo llevamos al terreno empresario el parámetro de medición se modifica y medimos las pérdidas de oportunidades de poner en marcha la inteligencia del emprendedor por la incertidumbre en la cual produce y la falta de certezas sobre el lugar donde esta y donde podría llegar. Excede a la Pandemia que incorpora mayor incertidumbre mundial a las acumuladas décadas tras décadas en la economía local.

El segundo elemento clave para observar el horizonte económico es la presión tributaria que es el gran enemigo de la inversión. El presupuesto 2021 nos trae malas noticias. Se incrementaría del 24 % del PBI al 24,8 %. Se piensa en una distribución del ingreso más progresiva sobre los sectores con mayor capacidad contributiva. Por su parte, generar incentivos desde el sistema tributario para que se incremente la producción nacional, las exportaciones y la generación de empleo.

Suena muy lindo pero hace una década que los impuestos “falsos progresivos” no se modifican y los impuestos que algún momento llegarían por única vez como el “Impuesto al Cheque” , “Ingresos Brutos” no se pueden sacar incluso con el fracaso del Pacto Fiscal del anterior gobierno. Cuando nos referimos a “falsos progresivos” no hablamos de los que más capacidad contributiva tienen sino de los que menos tienen y el Estado no ha hecho nada hasta el momento. Qué sucederá con el régimen de autónomos? Nunca considerado. El eslabón más débil sin representación gremial, con el riesgo de tener que sobrevivir en la marea económica argentina con una presión tributaria que los dejaba fuera de juego en la prepandemia y la pospandemia dejará a muchos más fuera del mercado. Qué sucederá con el régimen del Monotributo? Un salto al vacío con topes de salto del régimen simplificado a responsable inscripto bajísimos que desalientan cualquier expectativa e incentivo de crecimiento de un emprendedor. Qué sucederá con el mipyme? Un sector que requiere reinvertir utilidades, mejorar su productividad y competitividad en el tiempo en los primeros años de vida donde el Estado les cobra impuestas al mismo nivel que lo hace con una gran empresa.

Si realmente el foco del futuro será la generación de empleo la reforma tributaria no debería enfocarse solo en los impuestos progresivos sino en los “falsos progresivos” por qué los pagan quienes menos capacidad contributiva tienen y quienes más recursos requieren al emprender. Si las pymes representan el 70 % del empleo en Argentina. Para que sigan generando trabajo primero hay que dejarlas surgir en volumen y en masa, luego permitirles crecer, continuar desarrollándose hasta que tengan la capacidad de contribuir en forma progresiva en relación a su tamaño y nivel de facturación. Todo el resto es pensar en cobrar más impuestos a quien podamos sin tener en cuenta a los que ya no los pueden pagar.

Analista Económico.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario