Andrea Sambucetti

Referendo por Cromañon: lunes comienzan a reunir firmas

El lunes comenzarán a recogerse en Capital Federal las firmas para llevar a votación un proyecto de revocatoria de mandato de Aníbal Ibarra por su responsabilidad en la tragedia de la disco República de Cromañón. Los organizadores creen que les llevará varios meses juntar las casi 520 mil, con lo cual habrá una superposición con las campañas de renovación legislativa. Ibarra pidió ayer que se le exima del pedido de firmas, algo que el tribunal supremo de la Ciudad no tiene ánimo de conceder. Sin embargo, de hacerlo, la compulsa sería en abril. En la cúpula del Gobierno porteño ya se abrieron las internas. Si Ibarra pierde la elección de revocatoria debe renunciar, pero quedaría su segundo, Telerman. Un vecino pidió ayer que se lo implique en la revocatoria.

Habrá referendo por Cromañón autorizado a familiares. También lo pide el propio Ibarra

El Tribunal de Justicia de la Capital Federal avaló anoche un pedido de revocatoria de mandato de Aníbal Ibarra, pero no en los términos en que lo había pedido el jefe de Gobierno en audaz contraataque político. Admitió, en cambio, el pedido hecho con anterioridad por un grupo de familiares y abogados; hoy Ibarra solicitará que se exima del trámite la exigencia constitucional de que cuente con el aval de por lo menos 20% de las firmas del padrón electoral (unas 520 mil voluntades). Pero ya los jueces dieron luz verde a esa recolección, que debe hacerse en un año de plazo. Una vez que se presenten las firmas, habrá 90 días para la votación en las urnas. Según la disposición judicial, se les preguntará a los vecinos si Ibarra debe renunciar por haber incumplido sus deberes como funcionario en la tragedia de la disco República de Cromañón.

Siguen inspecciones. ¿habrá constancia en el tiempo?

En 4 días se realizaron unas 39 inspecciones a boliches en la Capital Federal. En todo 2004 se promediaron 160 controles, o sea que en lo que va de gestión de Juan José Alvarez al frente de Seguridad porteña se inspeccionó el equivalente a 25% de lo actuado en todo el año pasado. Igual furor en los controles se vivió con los cinturones de seguridad ante los muchos accidentes de tránsito que registra la Ciudad. Pero no duró ni una semana. Queda la incertidumbre de lo que pasará con los boliches, si permanecerán o no estas necesarias verificaciones.