Ricardo Echegaray, absuelto tras persecución de Mesa Judicial M

Política

Se trata del mejor ejemplo de una "causa armada". La víctima del macrismo, en esta oportunidad, fue el extitular de la AFIP.

Se trata del mejor ejemplo de una “causa armada” por presunto contrabando agravado sin ningún sustento legal y que solo cumplió con la voluntad de la Mesa Judicial M. de perseguir a exfuncionarios del gobierno kirchnerista. En esta oportunidad la víctima del macrismo fue Ricardo Echegaray.

Al punto que el fiscal del Tribunal, Marcelo Agüero Vera, ayer dejó claro que el juez Diego Amarante y el fiscal Pablo Turano persiguieron políticamente a Ricardo Echegaray.

La causa se inició por un automóvil destinado a la Oficina Comercial y Cultural de Taiwán en la Argentina.

Lo acusaron de haber autorizado la entrada al país de un automóvil de alta gama con exenciones impositivas para la oficina taiwanesa. Este procedimiento se realiza de manera similar desde 1992.

Pero extitular de la AFIP Ricardo Echegaray resultó absuelto en el juicio oral y público. En el juicio, que se desarrolló de manera online, ni el fiscal Marcelo Agüero Vera ni la Aduana formularon acusación por lo que el Tribunal Oral en lo Penal Económico 1 dictó la absolución.

En este mismo juicio fue beneficiado Chun Teh Hsieh, extitular de la Oficina Comercial y Cultural de Taiwán en Argentina, quien había sido señalado por resultar favorecido con la decisión de poder ingresar un vehículo sin el pago de impuestos correspondientes.

Pese a ser una causa que no tenía base legal, las acciones que ejecutaron contra Ricardo Echegaray fueron excesivas: Gendarmería Nacional allanó su casa un 28 de diciembre con armas en mano, durante el allanamiento le “dieron vuelta la casa”, le fijaron una fianza y emitieron una orden arraigo.

El proceso giró en torno a un auto Mercedes-Benz E350 ingresado al país en el año 2006, cuando Echegaray estaba al frente de la Aduana.

“El vehículo en cuestión es un Mercedes-Benz E350 que ingresó el año 2006 para reemplazar a uno similar que ya había recibido las mismas las exenciones impositivas en el Gobierno de (Carlos) Menem. Cuestionar el procedimiento de la AFIP en el caso es inmiscuir a la Argentina en un problema geopolítico que incluye a una problemática que tiene que ver con dos Estados con los que nuestro país tiene fuertes vínculos comerciales y estratégicos”, remarcaron desde el entorno de Echegaray.

“Esta querella está en condiciones de adelantar que de los testimonios y del análisis de la documentación secreta de Cancillería la hipótesis de la acusación no habrá de prosperar”, aseguró Ariel German, el letrado de la Aduana.

Por su parte, el fiscal Agüero Vera pidió al tribunal la absolución de Echegaray, al considerar que se trató de “un acto administrativo dictado con razonabilidad y en el marco de una política de gobierno”.

De esta manera, los jueces Diego García Berro, José Antonio Michilini e Ignacio Carlos Fornari firmaron la absolución.

Es el segundo juicio en el que Echegaray resulta desvinculado, ya que tiempo atrás lo fue en el proceso en su contra por haber instigado una falsa denuncia contra el economista Alfonso Prat Gay sobre la existencia de cuentas bancarias en el exterior a su nombre sin haberlas declarado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario