Alberto justificó la denuncia por las armas a Bolivia: "Era necesario que la justicia intervenga"

Política

El presidente se refirió al presunto envío de armamento por parte del Gobierno de Mauricio Macri a la dictadura de Bolivia para reprimir a quienes se oponían al golpe de Estado contra Evo Morales. "Es un tema muy grave", señaló y agregó que el accionar "puede significar una conducta delictual hecha en Argentina".

El presidente Alberto Fernández condenó el envío de material bélico a Bolivia por parte del Gobierno de Mauricio Macri en apoyo al golpe de Estado perpetrado contra el exmandatario Evo Morales y pidió a la Justicia argentina que investigue lo ocurrido, luego de que el Estado presentase esta tarde una denuncia contra funcionarios de Cambiemos. "Era necesario hacer la denuncia y que la justicia intervenga", dijo.

"Yo tomo conocimiento porque el Gobierno de Bolivia me dice que encontró una nota donde el entonces Jefe de la Fuerza Aérea le agradecía al Embajador argentino en Bolivia el envío de material bélico. Tenían copia sellada como recibida de la Embajada. Yo pedí que busquen el original en la Embajada. Bolivia inició acciones por eso", señaló al respecto el mandatario argentino en diálogo con Radio 10.

Esa conducta, dijo Fernández, "puede significar una conducta delictual hecha en Argentina" y agregó que a raíz de ello la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, la titular de AFIP, Mercedes Marcó del Pont, y el ministro de Justicia, Martín Soria, "presentaron una denuncia para que se investigue lo ocurrido".

La presentación realizada ante la justicia federal denuncia "el envío ilegal de armamento y municiones a Bolivia perpetrado el 12 de noviembre de 2019 por el Gobierno Nacional encabezado por el expresidente Mauricio Macri, con la participación de altas autoridades del Poder Ejecutivo Nacional".

El material bélico puesto a disposición de la dictadura boliviana habría consistido en, por lo menos: 40.000 cartuchos AT 12/70; 18 gases lacrimógeno en spray MK-9; 05 gases lacrimógeno en spray MK-4; 50 granadas de gas CN; 10 granadas de gas CS; 52 granadas de gas HC, según denuncias públicas de las autoridades bolivianas.

"Es un tema muy grave", añadió el jefe de Estado y señaló que haber sentido "mucha vergüenza que Argentina haya prestado armamento y gases lacrimógenos para reprimir a un pueblo que se estaba oponiendo a un golpe de Estado. Sentí mucho pesar”.

Además, remarcó que nuestro país "tiene una historia contra el golpismo desde 1983 en adelante" y enfatizó: "Que el Gobierno argentino acepte rupturas institucionales en otros países y colabore me parece una gravedad enorme". "Espero que nunca más los argentinos vivamos una cosas así ni nos hagamos cómplices de los golpistas de otras latitudes", agregó.

Según el documento, la maniobra habría contado con la participación de Macri y "Patricia Bullrich (exministra de Seguridad de la Nación), Oscar Aguad (exministro de Defensa), Jorge Faurie (exministro de Relaciones Exteriores y Culto), Normando Álvarez García (ex Embajador Argentino en Bolivia), Jorge Dávila (exdirector General de Aduanas), Eugenio Cozzi (exdirector Ejecutivo de la ANMaC)".

Esta tarde, la propia Bullrich negó que el material enviado haya sido para reprimir las protestas contra el golpe de Estado y señaló que el armamento fue utilizado "en ejercicios de entrenamiento". Asimismo, manifestó que le provocó "dolor y vergüenza" por la "imprudencia, la impudicia y la velocidad" con las que el presidente Alberto Fernández "compromete al Estado Argentino al reconocer semejante acusación sin la mínima indagación ni prueba".

"Las autoridades de vuestro gobierno tuvieron un año y siete meses para controlar a los efectivos que estaban prestando funciones en el Estado Plurinacional de Bolivia y después pedir cuentas del material empleado. Resulta asombroso que sólo ahora, ante una carta cuya autenticidad ha sido además desmentida por el supuesto autor, su gobierno se ocupe del asunto", cuestionó Bullrich.

Durante la entrevista, Fernández le respondió a la presidenta del Pro al señalar que "está certificado es que salieron 70.000 balas de goma para Bolivia en un vuelo, de los cuales 40 mil fueron recibidos por la Fuerza Aérea. Yo no puedo explicar nada porque lo hicieron desde la gestión anterior. Dicen que los 70 mil cartuchos se usaron para prácticas. Trataron de justificar lo que no podían justificar. Lo que no sabían era que el jefe de la FAA de Bolivia estaba diciendo que había recibido 40 mil balas".

Dejá tu comentario