Alberto y Axel desactivan tensión Berni-Frederic con cumbre en Rosada

Política

El Presidente recibió ayer al gobernador para coordinar la política de seguridad entre Nación y la provincia. Por la tarde, en La Plata, los ministros sellaron una tregua política.

Alberto Fernández y Axel Kicillof acotaron ayer la discrecionalidad política de Sergio Berni y distendieron así la interna en materia de seguridad que se había desatado entre el Gobierno nacional y el bonaerense. El Presidente recibió en la Casa Rosada al gobernador, quien a su vez instruyó a Berni para comparecer ante Sabina Frederic en La Plata.

“Necesitamos de las fuerzas federales, pero tenemos que hacerlo de la forma más coordinada posible”, afirmó Kicillof a la salida del encuentro con el Presidente. El gobernador le bajó así el tono da la controversia que surgió luego de la carta que Berni le envió a Frederic, en la que le pidió que retirara las fuerzas federales del territorio bonaerense. “Sé que se habló mucho (en torno de ese episodio) pero no es lo que pasó; la provincia de Buenos Aires es el distrito de más envergadura y uno de los más sensibles en el tema de seguridad. Estamos en el marco de la coordinación, que implica cambio de notas, posiciones, pero vamos a llegar a un acuerdo para que todo eso ande perfectamente bien”, enfatizó.

Después del mano a mano entre Fernández y Kicillof, que contó con la presencia de Santiago Cafiero y Eduardo “Wado” de Pedro, los ministros de seguridad de Nación y provincia se reunieron en La Plata con Kicillof. “Fue una reunión exitosa, lo que veníamos solicitando al Ministerio de Seguridad de la Nación era coordinar la actividad de prevención y seguridad ciudadana con las fuerzas de seguridad federales”, aseguró Berni y reculó: “Estamos avanzando en generar las condiciones para que los 6.500 efectivos federales puedan trabajar de manera articulada con los efectivos de la provincia”.

“Tuvimos una reunión de trabajo y de coordinación en la que repasamos todos los temas de la provincia. La verdad, fue una reunión muy productiva. Charlamos sobre cada uno de los puntos vinculados a la gestión”, repasó el gobernador tras la reunión. En el encuentro en Casa Rosada también se habló de fondos para la provincia, atados a la reestructuración de la deuda. Kicillof insistió en “lo planteado en la campaña respecto de que el gobierno anterior dejó muchas deudas con la provincia de Buenos Aires, que fue perjudicada siempre en términos relativos”, por lo que el Ejecutivo que encabeza necesita que “se cumpla con las deudas que tiene la Nación” con el distrito.

El gobernador precisó que “todos estos temas” se los planteó al Presidente, pero aclaró que no le pidió nada puntual a Fernández, sino que “se habló de cómo seguir trabajando en la coordinación”.

“Lo hicimos con total franqueza con respecto de lo que necesita la provincia y tiene la Nación”, detalló. Un rato después del encuentro, Kicillof escribió en su cuenta de la red Twitter: “Con el presidente @alferdez trabajamos día a día para articular las mejores políticas entre Nación y Provincia para las y los bonaerenses. En estos dos meses de gobierno cambiamos las prioridades”. Tras indicar que mantiene “un diálogo permanente” con el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, el gobernador opinó que la renegociación de la deuda “es muy delicada, y no sólo exige coordinación sino también mucha responsabilidad en el terreno de la información”, por lo que debe ser llevado “con seriedad”.

“A la Argentina la endeudaron de manera insólita. Fue el endeudamiento de la Nación y de la provincia más rápido, más veloz, más profundo y que incluyó el préstamo más grande en la historia del Fondo Monetario Internacional, al punto de que el gobierno anterior terminó sin poder pagar la deuda y generó una situación de insostenibilidad”, sostuvo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario