Alfonsín pide turno para un acto el 24 en la ESMA

Política

Raúl Alfonsín volverá este 24 de marzo a ponerse al frente de un acto con parafernalia exclusivamente radical. Al cumplirse 30 años del golpe de 1976, el ex presidente encabezará una ceremonia frente a la ESMA, palco desde el que reivindicará el rol de la UCR en la recuperación democrática.

La convocatoria -realizada por el Comité Provincia de la UCR para las 18 de ese día- representará el regreso no sólo de Alfonsín a los mitines callejeros, sino también de la UCR como partido, que hace tiempo no se animaba a un acto de esas características.

La iniciativa esconde cierto desafío a la Casa Rosada: se realiza al margen de los actos oficiales y de la agenda de los organismos de DD.HH.; el radicalismo prepara su propia actividad de repudio al golpe contra Isabel Perón, buscando reaparecer, además, en la pantalla pública.

Refuerza la postura crítica que la UCR mantuvo en el Congreso al oponerse al proyecto del gobierno para convertir el 24 de marzo en un feriadonacional.
«Debería ser el 10 de diciembre, cuando se recuperó la democracia; y no el 24, cuando se la perdió», dijo Angel Rozas.

Así y todo, luego del acto en la ESMA, está previsto que militantes de la UCR se trasladen a Plaza de Mayo, donde durante todo el 24 se realizarán actividades referidas a los 30 años del golpe del '76.

• Reclamo

No se trata, claro, de competencia. Lo que reclaman para sí los radicales -especialmente Alfonsín es que se revalorice la función y el aporte de la UCR en relación con el retorno de la democracia y, sobre todo, en su consolidación.

Habrá, por eso, referencias a las medidas tomadas durante la gestión del caudillo de Chascomús, como las reformas al Código de Justicia Militar, la creación de la Conadep, la extradición de José López Rega y las reformas al Código Penal para equiparar el delito de torturas al de homicidio simple.

Y también habrá un capítulo dedicado expresamente a recordar a algunos de los militares radicales asesinados durante la dictadura, entre ellos, Mario Abel Amaya, Sergio Karakachoff y el abogado tucumano Angel Pisarello.

Cuestionan en el radicalismo que, con intención o sin ella, desde el gobierno suele excluirse al partido radical de sus salmos reivindicativos. Tampoco se destaca a
Alfonsín.

Es más: todavía reprochan que durante el acto de recuperación de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), el 24 de marzo de 2004, Kirchner acusó a los presidentes democráticos de no haber hecho lo suficiente por la defensa de la memoria.

Aquella frase -quizá más orientada a
Carlos Menem y sus indultos-abarcó a Alfonsín y generó profundo malestar en el ex mandatario, que se la reprochó personalmente a Kirchner. Durante el gobierno de Alfonsín, se desarrolló el Juicio a las Juntas.

Ahora, motorizado desde la UCR bonaerense,
Alfonsín hablará sobre los años de democracia en la puerta de la ESMA y espera estar rodeado en el escenario por quienes a principios de los 80 integraron la Comisión Nacional por los Detenidos Desaparecidos (Conadep).

La convocatoria es a riesgo de que el número de asistentes sea muy limitado. El objetivo, explicó ayer
Carlos Gorosito, titular del Comité Provincia, es que la UCR salte a la calle para repudiar un hecho político y retomar una posición como partido que contribuyó -«y mucho», dijo- a la recuperación democrática.

«Ahora, bajar un cuadro es fácil, pero para enfrentar a los militantes había que tener huevos en los 80, como cuando se hizo el Juicio a las Juntas»,
afirmó Gorosito.

Desde el radicalismo dejan traslucir bronca contra la administración kirchnerista, con la que, al menos la rama oficial, mantiene una relación más que accidentada, sobre todo desde que la Casa Rosada se abocó a
«seducir» a gobernadores e intendentes de la UCR.

Dejá tu comentario