Ambientalistas no quieren planta en ningún lado

Política

La euforia de los ambientalistas de Gualeguaychú por la movilización realizada el martes en Buenos Aires se desvaneció luego de que el gobierno nacional relativizara públicamente el impacto ambiental que generará la planta de celulosa de la empresa ENCE, que anunció su traslado a la zona de Punta Pereyra, departamento de Colonia, sobre el Río de la Plata.

«No queremos esa planta aquí ni en ningún lado. Nos molesta sobremanera que el gobierno salga a decir que ENCE 'contaminará poco'», se enfureció el coordinador de la Asamblea Ambiental, Gustavo Rivollier, ante una consulta de este diario.

«Es una barbaridad. ¿Cómo van a decir que es aceptable el estudio de la empresa que muestra que se 'contaminará poco' o por debajo de lo que exige la legislación uruguaya?», se preguntó el dirigente.

A Rivollier salió a responderle ayer la secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti, que reapareció tibiamente en la escena del conflicto: «La nueva localización de ENCE es una localización que no afecta intereses argentinos», se limitó a decir la ex abogada de los ambientalistas de Entre Ríos.

  • Aspiración

    Por su parte, el ambientalista Juan Veronesi dijo que «no estamos contentos porque la aspiración de máxima es que las papeleras no se instalen en ningún lugar de Uruguay, acorde con lo que plantean los ciudadanos uruguayos que nos apoyan». Además, agregó: «Desconfío de que ENCE contamine poco; no es aceptable».

    La reacción se fue sucediendo en cadena. Varias organizaciones ecologistas de la provincia Buenos Aires anticiparon que darán batalla desde estas costas. «ENCE terminará de destruir el caudal del río; es inadmisible la afirmación de que contaminará poco», animaron ambientalistas de la zona del delta y la isla Martín García, dos de los puntos que podrían verse afectados por la sedimentación de las aguas.

    Del otro lado del río, en Colonia, los ecologistas también encendieron el alerta y catalogaron de «disparate» el concepto de producción limpia «que pretende instalarse».

    Sin embargo, Walter Zimmer, intendente de esa ciudad declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, aseguró que la planta «no perjudicará al departamento desde el punto de vista ambiental, visual y turístico», aunque admitió que la noticia causó cierta sorpresa en la zona. Zimmer se reunirá hoy con autoridades de la empresa española para intercambiar información acerca del proyecto.

    El anuncio de ENCE conmocionó aún más el escenario del conflicto binacional, que a la altura de Entre Ríos sumó por la tarde otro capítulo al suspenderse el encuentro que iban a mantener hoy el gobernador Jorge Busti y el intendente del departamento uruguayo de Río Negro, Omar Lafluf.
  • Dejá tu comentario