Barrionuevo mide su popularidad con asado

Política

El dirigente gastronómico Luis Barrionuevo volverá mañana a ser protagonista en su condición de anfitrión del tradicional asado que ofrece cada año en Mar del Plata, en plena temporada veraniega. El convite será en el hotel Presidente Perón de su sindicato (Uthgra) y promete convertirse en el termómetro de popularidad de uno de los pocos dirigentes de la CGT derrotados en las últimas elecciones tras atar su suerte a la candidatura presidencial fallida del economista Roberto Lavagna.

El encuentro, pautado para el mediodía, tendrá un carácter casi exclusivamente sindical y los gremialistas al tanto de la nómina de invitados la circunscriben a la denominada “CGT Azul y Blanca”, la vertiente de la central que lidera Barrionuevo desde hace años. Ese sector quedó reducido a una docena de gremios de volumen entre mediano y pequeño entre los que se destaca el de personal de estaciones de servicios encabezado por Carlos Acuña, cotitular de la CGT y miembro del Frente Renovador.

Tras un cuarto de siglo como cita obligada del sindicalismo más tradicional y de parte de la dirigencia peronista, el asado de mañana encuentra al gastronómico en una posición inusualmente marginal del tablero político. Es que Barrionuevo fue enemigo declarado del kirchnerismo y no tendió puente alguno con ese sector ni siquiera cuando Cristina de Kirchner designó a Alberto Fernández para encabezar la fórmula presidencial. En tanto que en el PJ todavía hay sectores que vetan al gastronómico por haber encabezado una intervención partidaria por un cuatrimestre en 2018.

Sindicado como un aliado poco confiable también por parte de los “gordos” de los grandes sindicatos de servicios, el gremialista sin embargo mantiene una porción de influencia que trasciende la “Azul y Blanca” en sindicatos estratégicos del transporte como la UTA (colectiveros) o La Fraternidad (maquinistas de trenes), entre cuyos referentes espera sumar comensales para mañana. En tanto que tras una historia de años de traiciones y alianzas circunstanciales con Hugo Moyano, el gastronómico se esperanza con contar con la presencia de un delegado del camionero, tal vez Omar “Manguera” Pérez, como señal de concordia.

En su entorno destacan otra posible participación con aroma a tregua: la del rural Ramón Ayala, heredero del fallecido Gerónimo “Momo” Venegas en la Uatre y en una de las versiones de las 62 Organizaciones Peronistas. Barrionuevo también incursionó en ese sello y formó su propia “seis dos” en septiembre de 2018 para incidir a su propio estilo en la interna del peronismo. Tal vez la invitación representa un preludio para la fusión de ambos grupos.

Mariano Martín

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario