Blumberg, ¿es hoy un candidato del "PP"?

Política

Distanciado de Mauricio Macri, luego de rechazar la oferta de Roberto Lavagna para que sea una colectora de su boleta presidencial, Juan Carlos Blumberg parece marchar a un destino inimaginado apenas dos meses atrás: ser el candidato del PJ disidente.

El padre de Axel, que el viernes pasado lanzó su candidatura a gobernador, empezó a transitar un sendero que tiene una terminal en el peronismo anti-K que se reunió en San Luis a principios de julio y que este sábado hará una cumbre con sus delegados bonaerenses.

Sin candidato propio en la provincia, ayer tanto desde el entorno de Blumberg como del sector del PJ anti-K, admitían como posibilidad que el dirigente se convierta en el postulante a gobernador de ese sector disidente, conocido como PP (Peronismo Peronista).

Sin embargo, no es fácil lo que le queda por delante a Blumberg. «Se lanzó sólo, sin consultar, sin esperar un diálogo con nosotros», se quejó, anoche, uno de los armadores del PP en la provincia. Otro aportó que, si eso ocurriera, deberían discutir una agenda compartida pero además un reparto de las candidaturas.

  • Posibilidad

    Además, tras la ruptura de Blumberg con el macrismo, la presencia del padre de Axel podría alterar cualquier acercamiento entre el PRO y el peronismo disidente. Por lo pronto, el PRO trabaja en línea con Recrear y el puertismo. Blumberg no forma parte de esos planes.

    La otra chance que se le había aparecido al dirigente era Lavagna que a principiosde la semana le ofreció llevar su boleta presidencial, posibilidad que Blumberg desechó porque implicaba ser una colectora del lavagnismo que en la provincia tiene, por ahora, otras dos fórmulas: una encabezada por Jorge Sarghini; la otra, por Ricardo Alfonsín.

    El distanciamiento con el PRO y el rechazo a la propuesta de Lavagna parecen limitar a Blumberg a una única alianza, con el PJ disidente, pero de la mano del neuquino Jorge Sobisch.

    Pero ese mismo acuerdo está en suspenso porque, ahora, los mismos dirigentes que dos semanas atrás lo veneraban y los aplaudían ahora le ponen condiciones.

    Blumberg aceptó una: formar una mesa política, con propios y aliados, para de aquí en adelante resolver por consenso las jugadas políticas.
  • Dejá tu comentario