Borocotó se pasó al kirchnerismo

Política

Ya le había pasado a Mauricio Macri en la anterior elección, pero nunca imaginó que antes de estrenar banca y sin aviso previo, el pediatra Eduardo Borocotó anunciaría su pase al oficialismo, desde las pantallas de TV, en la Casa de Gobierno y junto a Alberto Fernández. Para más, el anuncio se realizó cuando hoy debe definirse la suerte de Aníbal Ibarra y cuando sólo pasaron quince días de los comicios.

El electo diputado nacional el 23 de octubre pasado ocupaba el tercer casillero en las listas de candidatos que encabezó Macri por el PRO.

«Es una estafa a la voluntad popular, que decidió, por amplia mayoría, incorporar al Congreso de la Nación una lista partidaria que representa un cambio en la forma de hacer política de nuestro país», se quejó, desde el partido macrista, Horacio Rodríguez Larreta (h) por la prematura deserción.

• Explicación

«Después de una charla de más de una hora, mi decisión es que me sumo a las ideas del gobierno», señaló Borocotó, luego de reunirse con Néstor Kirchner y su jefe de Gabinete. Más tarde, criticó a Macri por «estar mal rodeado» y la actuación de los jóvenes que festejaron el triunfo electoral el domingo de los sufragios que dieron la victoria a su lista (ahora ex). «Sin que siquiera haya asumido su banca como diputado nacional, es un fraude al sistema político y una estafa al electorado que votó a Macri», protestó el legislador Martín Borrelli, quien pidió que Borocotó renuncie a su banca.

«El gobierno nacional, promotor de esta transfugueada, es inescrupuloso porque al pasar a Borocotó a sus filas consigue que haya un voto menos para acusar a Ibarra», prosiguió Borrelli.

«Voy a participar de todas las guías del gobierno», aclaró, al tiempo que dijo que el oficialismo aceptó su colaboración «en el espacio donde yo pueda hacer cosas», anunció el médico, quien explicó que se agregaba al oficialismo, pero como «independiente». A. Fernández le agradeció «más allá de su pertenencia partidaria» y recordó que ambos mantienen una amistad desde que eran legisladores de la Ciudad.

El pediatra ocupa una banca porteña desde 2000, cuando compartió lista de candidatos con
Alberto Fernández, Guillermo Oliveri, Julio Vitobello y otros, hoy funcionarios del gobierno nacional, que integraron la boleta Cavallo-Béliz para la Ciudad. Después, el médico fue reelecto por el macrismo, pero conformó una de las tiras que aportó a la candidatura de Macri a jefe de Gobierno, la del Frente de la Esperanza, que actualmente representa el bloque aliado al macrismo, Juntos por Buenos Aires.

Ayer, cuando las reuniones se sucedían y el recuento de votos se hacía minuto a minuto para saber si habrá hoy o no 30 voluntades para desplazar a
Ibarra de su puesto por el caso Cromañón, Borocotó figuraba ya en las listas de los macristas integrantes de la Sala Acusadora que podrían no ingresar en el recinto. Es decir, que se inclinaría por apoyar la continuidad del jefe porteño no prestando su voto para abrir el juicio político, como lo hará la mayoría de la bancada de Macri hoy.

Los roces entre el pediatra y el empresario, sin embargo, ya se dieron durante el armado de listas, cuando
Borocotó también conversaba con A. Fernández para integrar las oficialistas.

En ese momento, la frustración del pase a la listas kirchneristas rozó otras cuestiones, como las dudas que surgieron por
un discurso que el legislador pronunció en el recinto legislativo en oportunidad de tratarse la baja de la edad para la imputabilidad de los delitos en la Ciudad de Buenos Aires y argumentó razones de origen genético para la proliferación de delincuentes.

• Candidatura frustrada

Por su parte, el macrismo no aceptaba que el hijo del conocido pediatra, a quien ya apodan «Borocotito», fuera también candidato por el PRO. Un exceso, lo consideró Macri, quien hizo sentirse relegado al médico, no por esas cuestiones familiares, sino por no haber sido quien presidiera la Comisión de Salud en la Legislatura desde un inicio, y en cambio tuviera que manejar la de Espacio Público. Por lo contrario, el oficialismo parece haber entendido esas razones y le ofrecería un puesto para su hijo en áreas de la salud y, según el propio Borocotó, la presidencia de la Comisión en la Cámara de Diputados. Macri ha perdido varias bancas en la Legislatura porteña y en Diputados a otro que también llevó en primera filas en las boletas electorales, como Jorge Argüello, hoy un kirchnerista activo, cuya deserción del macrismo arrastró a la vez la de un hombre de su entorno, el legislador porteño Helio Rebot, también uno de los kirchneristas más confesos en la Legislatura local, tras la transformación.

«No sé qué pasa con este muchacho», habría dicho Macri en plena campaña electoral después de la intervención del candidato en un programa de televisión, donde avaló la gestión en salud de Ibarra. Sin embargo, Macri le dio prioridad a Borocotó en actos y proselitismo de diversas expresiones y lo eligió casi como único acompañante en varias ocasiones, convencido del aporte de votos que podría otorgarle. Una seguridad que no tuvo A. Fernández cuando abandonó la idea de darle un buen cartel detrás de la postulación de Rafael Bielsa.

Por su parte, el diputado
Federico Pinedo, de Compromiso para el Cambio, opinó que «el pase de un sujeto elegido por la oposición hacia el oficialismo es simultáneamente un acto de corrupción y de fraude electoral».

Dejá tu comentario