Buzzi reclamó bajar las retenciones con una ley que "no tenga matices golpistas"

Política

Mientras los dirigentes del campo salen a buscar los votos contra las retenciones, el titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, reclamó que el proyecto de ley para rebajar las alícuotas "no tenga matices golpistas".

Para el ruralista "no puede haber un tratamiento igual para los grandes sojeros que para los pequeños productores" y señaló que es posible la segmentación por categorías si "hay voluntad de hacerlo".

Buzzi resaltó en el rol del Estado capaz de brindar un mecanismo automático de reintegro y cuestionó a la jefa de la Coalición Cívica quién ayer expresó desconfianza en esa propuesta: "Hay que creer en la capacidad del Estado. La señora Carrió quiere decir que si un día es gobierno, ¿para ella el Estado no puede ser eficiente?, ¿Si un día es gobierno no le va a reintegrar a los pequeños productores?", se preguntó Buzzi y respondió: "Nos está dando una señal muy complicada para adelante".

El mandamás de la FAA cree que "si ha habido decenas de miles de tarjetas de débito que reciben su IVA en su cuenta bancaria, si se pueden pagar millones de jubilaciones que también son segmentadas, ¿cómo no se va a poder reintegrar retenciones con algún mecanismo de la AFIP al CBU del productor que está en blanco?".

Carrió consideró en el encuentro en La Rural que la segmentación facilita la corrupción y propuso el reparto de créditos blandos para los pequeños chacareros. El radical Oscar Aguad avaló ese criterio y agregó que a la oposición se le complica diferenciar el cobro de alícutotas porque no gobiernan, ni co-gobiernan.

Aunque las diferencias por el futuro de las retenciones persisten en la Mesa de Enlace y en el Grupo A, ya se acordó una propuesta para eliminar el impuesto a la mayoría de los productos agrícolas (trigo, sorgo, girasol, carne y maíz) y mantenerlo (reducido) para la soja. Del 35% actual pasaría a 25% de forma gradual y segmentado.

Buzzi confió que el mecanismo de reintegro es posible y que será "la manera para que un proyecto que se apruebe en el Congreso no tenga matices golpistas". "Los que dicen que viene a desfinanciar el Estado son golpistas, hay que tener sensatez en lo que se resigna y en cuanto es lo que el Estado va a seguir cobrando", concluyó.

Según estimaciones de la FAA, si los derechos a la exportación de soja caen 10 puntos porcentuales el Estado dejaría de recibir unos 8.200 millones de pesos, mientras que unos 6.000 quedarían en manos de 2.000 grandes productores. Con la segmentación, el Estado seguirá recaudando el 80% del monto total, mientras que el 90% de los productores se verían beneficiados.

El próximo 24 de agosto vencen las facultades delegadas que habilitan la aplicación de retenciones al Poder Ejecutivo y en la Federación aseguran que todavía no hay un acuerdo cerrado.

Dejá tu comentario