Capital: apuran ley de multas por puntaje para conductores

Política

La Legislatura porteña tiene previsto intentar este año, antes del recambio de bancas que se producirá en diciembre, sancionar la ley que impondrá el sistema de puntos para los conductores de automóviles, una manera de aumentar las sanciones por infracciones de tránsito.

La norma también es solicitada por el ministro de Gobierno de Jorge Telerman, Diego Gorgal, como una aspiración antes de retirarse del cargo, pero además es una de las leyes que está en el listado que se tratará hasta fin de año. Ese paquete acumula iniciativas para ser tratadas antes que termine su mandato la mitad de los legisladores, 30, el 10 de diciembre.

La Comisión de Tránsito y Transporte, que preside el legislador Jorge San Martino (Recrear), se reunirá hoy para terminar de definir el proyecto cuyo borrador, ya acordado, tiene a consideración algunos puntos todavía.

Cuando el debate llegue al recinto será la tercera vez que la Legislatura intentará sancionar el sistema de puntaje para los automovilistas de la Capital Federal.

El mayor inconveniente hasta ahora lo representa, para el avance de la norma, la resistencia de colectiveros y taxistas, que argumentan que son los conductores que más tiempo pasan en la calle y que por eso estarían expuestos a cometer más infracciones.

Para evitar esa resistencia cuenta con mayor consenso en la comisión el artículo que propone que para los transportes públicos la norma tenga dos años de gracia, o que colectiveros y taxistas cuenten con más cantidad de puntos al inicio. Para otros diputados, los conductores de esos medios de transporte deberían tener, contrariamente,doble sanción. El borrador acordado, que terminará de puntearse la semana que viene, detalla que cada automovilista contará de inicio con 20 puntos que se irán descontando de acuerdo con una tabla de faltas cometidas, donde una de las más graves es cruzar con la luz roja.

El proyecto incorpora al régimen de faltas el «sistema de puntaje para conductores», que se inicia con los 20 puntos para cada uno, que constarán en el Registro de Antecedentes de Tránsito.

Luego se detalla cómo se irán descontando esos puntos de acuerdo con una escala, pero también esa merma se hará «automáticamente, cada vez que registren un pago voluntario» y cuando tengan «una sanción firme dictada en sede administrativa o judicial por infracciones a las normas de tránsito». En ese caso el controlador administrativo resolverá cuántos puntos descontar.

  • Sanciones

    Por ahora, el acuerdo de la comisión es que cuando un conductor alcance cero punto por primera vez, se aplicará «como sanción la inhabilitación para conducir por el término de 60 a 90 días» y puede contar con una sanción accesoria.

    Cuando un conductor alcance cero punto por segunda vez, se aplicará como sanción «la inhabilitación para conducir por el término de 90 días a un año» y como sanción accesoria deberá aprobar cursos especiales de educación vial.

    A la tercera ocasión en la cual el conductor llegue a consumir todos los puntos del registro, la inhabilitación para conducir se podrá extender de 1 a 3 años y también se agregará la aprobación de cursos. Pero a la cuarta vez la inhabilitación para el manejo se hará en forma definitiva.

  • Prescripción

    Cada vez que los conductores se queden sin puntos, se les reasignan nuevamente veinte. Pero la norma menciona que «cada descuento parcial de puntos queda sin efecto a los cuatro años de su registro» siempre que el conductor, durante ese lapso, no haya alcanzado cero punto.

    El proyecto es similar al que envió Gorgal a la Legislatura porteña, pero cuenta con el agregado de iniciativas de San Martino y también de la kirchnerista Silvia La Ruffa.

    La discusión ahora es definir qué puntaje se descontará por cada falta. Según el Gobierno porteño, las «muy graves» restarían de 11 a 14 puntos y las conforman «la negativa a someterse a un control; conducir en estado de ebriedad o bajo efecto de estupefacientes; disputar competencias de velocidad o destreza en la vía pública y violar barreras ferroviarias».
  • Dejá tu comentario