Capital: elecciones serán en el invierno

Política

Telerman, por el momento, ha decidido que la mejor fecha se encontrará entre junio y julio de 2007; antes de agosto como se preveía y después de marzo. Es decir, tiene tiempo de hacer el anuncio el año que viene; le sobra.

Otra jugada del jefe de Gobierno apunta a la elección de juntas comunales y consiguió esta semana que gane su convicción en la Legislatura porteña. Esto es, que los diputados decidieron postergar para el año próximo la elección de una fecha para que se voten comuneros. Una ley dice que esa votación tiene que ser separada o con boletas separadas de las de jefe de Gobierno y diputados locales.

Entre otras incertidumbres, a Alberto Fernández le preocupa por estas horas no contar con dos datos que requiere para desplegar su estrategia electoral en el distrito porteño, donde la última votación castigó al oficialismo.

Una duda es si Mauricio Macri competirá o no por el sillón de Jorge Telerman; la otra, cuándo serán las elecciones.

Las respuestas, en manos de sus rivales (aunque Telerman se confiese kirchnerista, la enemistad entre ambos es pública), no se conocerán por ahora.

La fecha electoral, sin embargo, ya la tiene en mente el jefe de Gobierno porteño, quien es poseedor de la facultad exclusiva de fijar el calendario para las urnas, en un distrito donde la segunda ronda es casi segura, ya que se requiere obtener 50% más un voto para imponerse en primera.

La Ciudad elige el año próximo jefe de Gobierno y 30 legisladores, en las urnas locales, pero, además, vota a presidente, diputados y senadores, en la elección nacional. A eso se agrega que por primera vez se elegirían a los integrantes de las 15 juntas comunales conformadas por siete miembros cada una.

  • Audacia

    Telerman, alentado por las bajas chances que tiene por ahora el candidato oficialista, Daniel Filmus, podría arriesgarse a la audacia de anticipar por demás los comicios de la Ciudad. Obligaría a Macri a definir ya qué hará y restaría tiempo al kirchnerismo que debe hacer conocer a su candidato.

    Sin embargo, un llamado para marzo, o mayo, lo obligaría a permanecer más de seis meses en el gobierno si resulta perdedor, lo cual quizá provocaría que deje el cargo antes de tiempo.

    Hay una cuestión que por el momento no tiene cambios: las elecciones locales serán separadas de las nacionales. Sólo si el macrismo junto con el kirchnerismo y el ARI decidieran cambiar la ley de la Capital Federal, que así lo impone, los comicios se mantienen separados.

    Al oficialismo le conforma que la votación porteña sea suficientemente despegada de la nacional para también despegar al gobierno de sus resultados, en un distrito que le es adverso y que podría demostrar otra vez que no lo prefiere.

    Telerman, por el momento, ha decidido que la mejor fecha se encontrará entre junio y julio de 2007; antes de agosto como se preveía y después de marzo. Es decir, tiene tiempo de hacer el anuncio el año que viene; le sobra.

    Otra jugada del jefe de Gobierno apunta a la elección de juntas comunales y consiguió esta semana que gane su convicción en la Legislatura porteña. Esto es, que los diputados decidieron postergar para el año próximo la elección de una fecha para que se voten comuneros. Una ley dice que esa votación tiene que ser separada o con boletas separadas de las de jefe de Gobierno y diputados locales.

    Telerman quiere que, de votarse comuneros, se unifiquen los comicios del distrito. Si ayer la Legislatura le imponía un calendario, lo obligaba o bien a convocar en dos fechas diferentes haciendo que los porteños tengan tres elecciones más las segundas vueltas, o bien a llamar en el día impuesto por los legisladores a votar por su reemplazo.

    El titular de la bancada Frente para la Victoria, Diego Kravetz, explicó que «aún no están confeccionados los padrones, tampoco está claro si la Justicia va a autorizar la realización de cinco elecciones en un año y lo más importante es que no hay acuerdo político para fijar una fecha».
  • Dejá tu comentario