Carpa buena, carpa mala

Política

Quiero contar una historia de hace unos días: «Cuando intentamos poner una pequeña carpa en la Plaza del Congreso estuvimos de dos a tres días pues pese a que habíamos pedido la autorización municipal la misma no había salido todavía por los tiempos que lleva dicha tramitación. Conozco mucho el tema por mi relación con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, e incluso apelando a mis buenos oficios intenté acelerar las gestiones, y allí fui puesto en conocimiento de la necesidad de cumplir con la reglamentación del espacio público.

«Me dolió porque la misma era de muy pequeño tamaño y puesta con mucho respeto por parte del Centro de Estudiantes de Agronomía de la UBA y jóvenes con familiares y ligados a la actividad agropecuaria.

«En todo momento tomó intervención la seccional del Congreso con actitud tan firme que había decenas de policías y de la Guardia de Infantería se desplazaban ante cualquier intento de colocar la misma.

«Tuvo que colaborar para que la situación no terminara en represión desde Mario Llambías hasta Chiche Duhalde y finalmente el mismo vicepresidente de la Nación.

«Recién al otro día y tras muchas jornadas, cuando se tuvo la autorización pudimos colocar la misma, pese a lo cual siempre tuvimos la permanente observación, 'cuidado' y hasta el secuestro de una camioneta por parte de las autoridades policiales».

La diferencia y la desigualdad ante la ley es tan evidente que «ahora los inspectores municipales son rechazados directamente por los militantes kirchneristas, se observa nula o escasa presencia policial y además, por supuesto, las carpas puestas por el oficialismo son inmensas y parecen miniestadios al lado de la diminuta carpa de los estudiantes de Agronomía».

Estas líneas son porque «me gustaría poder explicarles a esos jóvenes de agronomía y tantos otros que participan, un artículo olvidado de la Constitución Nacional: el artículo 16, que marca claramente el principio de la igualdad ante la ley. Si alguno de ustedes puede ayudarme a explicárselo a nuestra juventud se lo agradecería.

Dejá tu comentario