¿Emilio Monzó para Buenos Aires?

Política

“Tengo muchas ganas de ser gobernador de la provincia de Buenos Aires, y me siento con la seguridad como para serlo. ¡Basta de gobernadores que no sean bonaerenses!”, dijo ante más de un millar de asistentes a un Zoom programado, el titular de la Cámara baja durante el macrismo, Emilio Monzó, sindicado por muchos como el artífice de los logros legislativos del macrismo, a pesar de haber sido minoría, y más a pesar aún de su origen justicialista (exministro de Asuntos Agrarios durante el primer período presidencial de Cristina de Kirchner).

Ahora, después de varios meses de silencio “salió a la superficie” con declaraciones que en los reductos políticos fueron consideradas “contundentes”, y repartiendo para ambos lados, aunque en general se mostró conciliador y “frentista”. Dijo, por ejemplo, “yo quería al Alberto Fernández moderado, un Alberto Fernández de la conciliación, de la recuperación del espíritu de convivencia, el que se reunía con Horacio Rodríguez Larreta en una misma mesa y llegó a sumar más de 80 puntos, pero eso se terminó. Comenzamos el año con alguna ilusión, y terminamos sin ella”. O, “el covid desnudó los populistas de acá y del mundo, y yo quiero buscar a los estadistas y terminar con los populistas”. También, como para que no queden dudas, afirmó que “si nos toca gobernar, hay que ir con un plan y no cometer el error del ´gradualismo´”.

Tras rescatar a algunas figuras de otros partidos como Martín Lousteau, o Margarita Stolbizer, entre otros, y sin mencionar nunca a la exgobernadora María Eugenia Vidal (aunque en el chat de la charla, algunos grupos la trataban con bastante dureza), Monzó se animo a “casi” asegurar “que se van a suspender las PASO”, y que “se debe armar una mesa política que genere confianza, para no ir atomizados a las elecciones del año que viene”.

“Los desafío a encontrar 135 referentes en toda la provincia, que sean los que la gente está mirando (no los amigos) para que sean los candidatos a intendentes, y que constituirán la base para ganar en el 23 la gobernación”, le lanzó los militantes que, aunque pertenecían a todos los distritos de la provincia, concentraban un gran número de las estratégicas 1º y 3º secciones electorales, las más populosas. Más duro aún señaló que “ a Buenos Aires hay que parirla de vuelta. Está mal parida. Hay que regionalizar, descentralizar el primer día, y darle más autonomía a los municipios”, y hasta se animó con un llamativo “habría que mirar la Constitución (provincial). No hay que tenerle miedo a los cambios”.

Dejá tu comentario