Larreta se pone el saco de jefe de la oposición

Política

Horacio Rodríguez Larreta no deja de ponerse todos los días el saco de jefe de la oposición. Al jefe de Gobierno porteño no le complica para nada esa imagen con la que Alberto Fernández ha colaborado de todas formas posibles, inclusive en los últimos días cuando tras el reclamo de intendentes del conurbano por los contagios en la Capital, el Presidente volvió a regalarle otra foto en Olivos al porteño, en ocasión de mostrarle los nuevos kits de testeo masivo que inventó el CONICET. Mientras esa imagen se multiplica otra volvió a escena y retomó el movimiento.

María Eugenia Vidal reapareció públicamente durante un encuentro en Lanús junto a Néstor Grindetti después de un tiempo de ostracismo. Algunos datos describen la nueva vida de la exgobernadora. En los últimos tiempos dio mensajes y tuvo encuentros desde su departamento vía Instagram con organizaciones sociales. Recién hace una semana salió a la calle gracias a un permiso que le dio Grindetti para ir hasta Lanús. El recorrido lo hizo desde Recoleta donde esta viviendo ahora, mientras que su novio, Enrique Sacco, mantiene domicilio en Belgrano, lo que complica la relación en medio de la cuarentena. La ubicación de Vidal en el universo hoy la coloca cerca de Rodríguez Larreta y muy lejos de Marcos Peña a quien no quiere ni ver. Esa ubicación porteña, de todas formas, no delataría por ahora ninguna pretensión de candidatura en el distrito, sino que su mirada hoy apunta directamente a lo Nacional. En medio de eso hay una escala, la legislativa del año que viene, donde puede haber alguna pista sobre su futuro.

Un último dato personal: sorprendió a quienes la vieron de cerca ver que, mientras mantenía una elegancia impecable en el vestuario, de calzado últimamente elige ojotas. Ese tono playero tiene una razón médica: por segunda vez la exgobernadora debió someterse a una cirugía de uña en el pie izquierdo que le impide usar calzado normal.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario