Larreta analiza día a día si sigue cuarentena light que mañana suma paseos

Política

Esperan impacto en contagios la semana siguiente, pero en las próximas hora se hará una evaluación para definir cómo continuar ante aumento de casos y si "se vuelve para atrás".

Aunque se encendió la alarma ante el peor día de la pandemia, el miércoles, con 23 fallecidos por Covid-19 y 316 contagiados (60% de la Capital), no se alterarán los planes, por ahora, de la apertura de actividades que inició la Ciudad de Buenos Aires el martes pasado, básicamente habilitando comercios con atención al público. Por ahora, las ventas son pocas, pero el cumplimiento de las normas satisface a la administración porteña. Los contagios ayer fueron 255 en el país, con 153 en la Ciudad, números que mantienen en alerta al distrito.

Ayer fue un día clave, al sumarse cantidad de comercios minoristas (pocos rubros quedaron afuera, como calzado e indumentaria) que involucran a miles de personas, muchas de las cuales residen en la provincia de Buenos Aires. Mañana será otra prueba para el plan de apertura de Horacio Rodríguez Larreta, con la habilitación para mudanzas que podrán realizarse sábados y domingos, y de paseos para los niños, quienes deberán ir acompañados por un mayor y de acuerdo con el número de documento.

Como sea, el Gobierno porteño, si bien monitorea día a día cómo funciona lo que llama “cuarentena responsable”, persiste en realizar una evaluación más específica la semana que viene. Es que es entonces cuando se podría medir el impacto de mayor circulación de personas y utilización del transporte público en el número de contagiados. Insisten además en la certeza de que las infecciones por coronavirus aumentarán y que se acerca el pico de casos para la última semana del mes y principios de junio. Con esa convicción, la revisión que hará Larreta se guiará por las variables sanitarias que marcará la mentada curva de contagios, por un lado y, por otro, la responsabilidad social, que es el eje sobre el que fundamenta la Ciudad que puede amortiguar el impacto de la flexibilización y el reinicio de la economía.

Quien dio también una explicación para las cifras dramáticas que se vienen reportando fue el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García. El funcionario adjudicó la suba de casos más a la explosión de contagiados en barrios carenciados, como se está dando en la Villa 31 de Retiro en la Capital Federal, que a la apertura de la cuarentena que lleva adelante Larreta.

“Todos los días estamos preocupados. Claramente en los últimos días hay un incremento de casos que tiene que ver con que el virus entró en barriadas humildes, sobre todo de la Ciudad de Buenos Aires y un poco en la provincia de Buenos Aires”, expresó el ministro ante la TV y desestimó que la mayor cantidad de casos registrados en los últimos días se relacione con la reactivación de rubros económicos.

G. García explicó que en las villas “es más difícil el aislamiento” y el virus “se expande a una velocidad muy fuerte”, y dijo que “estamos ayudando muy intensamente a la Ciudad y partidos del conurbano, con mucha más vigilancia directa metiéndonos en los barrios, identificando focos”.

El Gobierno porteño difundió que ya son 891 los casos en las villas de emergencia, de los cuales 132 se registraron el miércoles, cuando el país reportó la mayor cantidad de casos en un día.

El viernes pasado, Larreta y Axel Kicillof compartieron con Alberto Fernández los anuncios de la nueva etapa. “Nada cambió”, sostuvieron los funcionarios de la Ciudad para dar cuenta de la sintonía en medidas que se pusieron en marcha. Mientras, la Ciudad dio su balance del tercer día de aislamiento responsable, asegurando que 95% de los negocios“cumplieron las indicaciones de seguridad y protocolos”, mientras que el promedio de facturación fue 33% con respecto a la semana anterior al inicio de la cuarentena.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario