Congreso acelera el regreso de la fórmula jubilatoria de Cristina

Política

Comisión bicameral firmó una propuesta que contempla el aumento semestral basado en salarios y recaudación, en modalidad 50-50. Críticas desde la oposición por no contemplar la inflación.

La comisión bicameral Movilidad Previsional, que preside el diputado oficialista Marcelo Casaretto (Entre Ríos), formalizó ayer la propuesta que hará el Gobierno sobre la nueva fórmula jubilatoria, que se basa en parámetros de la era cristinista y no tendrá en cuenta la inflación. La misma contempla aumentos semestrales, al combinar los índices de evolución de los salarios (50%) y de la recaudación (50%).

Según la jefa de la ANSeS, la camporista Fernanda Raverta, la fórmula “es robusta jurídicamente”, y aseguró que lo que busca es “reparar los daños” ocasionados por el esquema aprobado durante el gobierno de Mauricio Macri. No sólo eso: la funcionaria también dijo que “los jubilados, como población de riesgo, de hecho han visto nacer sus nietos sin poder abrazarlos, contaron con un Gobierno que no sólo los ha cuidado en materia de salud, sino en materia de ingresos”.

Rechazo

Desde la oposición, el diputado radical Alejandro Cacace señaló: “No puedo ocultar que sentimos cierta decepción política por la forma a la que se arribó a esta fórmula, frente a 16 reuniones previas para lograr consenso, que Economía decidiera esta fórmula unilateralmente ante la vista del FMI. Creímos que con los expositores que hubo íbamos a tener una instancia para una propuesta común. Esta fórmula es idéntica a los años de Cristina Fernández de Kirchner. Pensamos que el trabajo en comisión ha sido una puesta en escena”.

Para Cacace, “hay que tener en cuenta el contexto cuando se aplica la fórmula”. En esa línea, explicó: “Cuando hay crecimiento las variables evolucionan favorablemente, que no es la situación actual. Las variables están muy deprimidas y los salarios crecieron por debajo de la inflación”. Y agregó: “Tenemos una preocupación y es que se remueva la variable de la inflación. Todos los jubilados pierden entre $1.000 y $18.000, es un perjuicio. Quitar la inflación es quitar la garantía de que los jubilados mantengan su poder adquisitivo. La caída real de las jubilaciones sería mayor”.

“La sustentabilidad es un valor importante a lograr, pero no creemos que deba ser hecho por la recaudación. Hay que utilizar el Fondo de Garantía de Sustentabilidad cuando faltan fondos para pagar las jubilaciones. No necesitamos incluir la recaudación, tenemos el FGS para períodos anticíclicos”, remató el legislador puntano.

Por su parte, Casaretto informó que en los últimos meses se realizaron 17 reuniones, en las que participaron los 17 miembros de la comisión y 16 asesores. Hubo 24 exposiciones y un informe final de 131 páginas. El dictamen tuvo 11 firmas empujadas por el oficialismo, mientras que el despacho de minoría logró seis adhesiones.

Dejá tu comentario