Boquín complicó a Casal y expuso presiones dentro de causa Correo

Política

Reveló que una de las denunciantes de su sumario disciplinario había ocultado facturas del Estudio de Tonelli por $4 millones. Otro fue "coaccionado" por integrantes de la Procuración a cambio de un traslado. Cruces con el PRO que la acusó de "perseguir a la familia Macri" por deuda de Socma.

La fiscal comercial Gabriela Boquín declaró ayer ante el Congreso que “se siente perseguida” y contó que cuando asumió en la causa Correo Argentino violentaron su auto en la puerta de su casa y se llevaron papeles de su trabajo, en el marco de la citación para que explique las presiones que recibió desde que se opuso al acuerdo entre el Correo Argentino y el gobierno de Mauricio Macri. El caso nunca se esclareció pese a que están las filmaciones en la fiscalía de José María Campagnoli. El relato de Boquín ante la Bicameral de Ministerio Público se dio en el marco del análisis del eventual juicio político sobre el procurador interino Eduardo Casal quien el jueves abrió un sumario disciplinario en su contra a partir de denuncias de empleados por supuestos malos tratos. La fiscal indicó que no se tomó en cuenta ni medidas de prueba que solicitó ni testigos que ofreció para defenderse de las acusaciones, y que uno de los secretarios que habían pedido el traslado a Mar del Plata confesó que Juan Manuel Ugarte -un funcionario de la Procuración muy cercano a Casal- lo “coaccionó” para que la denuncie a la fiscal y así dar cauce a su traslado por motivos familiares.

La fiscal mantuvo un fuerte cruce con el diputado del PRO, Cristian Ritondo: “Usted no es perseguida, es persecutora. Usted persiguió a Mauricio Macri y a su familia”, indicó el jefe de la bancada del PRO. En esa línea, los legisladores macristas cuestionaron a la fiscal y sostuvieron que va a tener oportunidad de ejercer su derecho en el sumario, al que suscribió por unanimidad el Consejo Evaludador del MPF integrado por cinco fiscales generales.

Boquín reveló que una de las testigos en su contra es una exempleada de la que pidió el traslado “por falta de confianza”. “Descubrí que le entregaba documentación en pleno trámite de la investigación de Correo Argentino al diputado Pablo Tonelli. Y esa documentación que le pasaba, y que le iba comunicando los pasos del expediente a Tonelli, estaban relacionados con su vinculación en la causa. Luego cuando yo denuncié el vaciamiento, estaban las facturas de Tonelli por millones de pesos retirando dinero del Correo Argentino”, denunció Boquin. Ese tramo formó parte de una presentación que hizo ante la justicia penal por irregularidades de la empresa dependiente de Socma de la familia Macri. Las facturas del estudio Tonelli eran por $4.437.984. Dio a entender que había una suerte de “topo” en su fiscalía, aunque no pudo confirmar que se tratase de un delito.

La fiscal le contestó que en los próximos días va a recusar al Comité Evaluador. “Tengo causales para recusarlo. No tuvieron en cuenta mi defensa y creo que se desempeñaron mal en sus funciones”, evaluó.

“Yo considero que el procurador hoy por hoy me está persiguiendo a mí. Se lo dije a él, se lo puse por escrito”, afirmó Boquín. “Cuando Casal me llamó a mi casa y yo le dije que estaba recibiendo presiones. Me respondió: ‘un fiscal debe tener que saber recibir presiones’ y yo le respondí, ‘sí, pero no de la procuraduría”. “El fiscal durante mucho tiempo no me respondía oficios importantes sobre la gestión”, relató. “Sé que hay muchos que no me quieren por cómo actué en el caso Correo y en otros casos que no tienen trascendencia mediática. Pero es mi obligación. Un fiscal que no incomoda es un fiscal que no está haciendo bien su trabajo”, concluyó la fiscal Boquín.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario