23 de febrero 2005 - 00:00

Crean Policía Aeroportuaria de Seguridad con mando civil

Néstor Kirchner creó ayer, por decreto de necesidad y urgencia como adelantó este diario, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), que reemplazará a la Policía Aeronáutica Nacional en el control de los aeropuertos. Es una reacción frente al escándalo que se desató por la noticia de que la empresa Southern Winds, asociada al Estado por decisión del gobierno, estaba siendo investigada por la Justicia por una operación de narcotráfico realizada desde Ezeiza desde el mes de setiembre. Al frente de esta nueva entidad, Kirchner designó a Marcelo Sain, un experto en temas de seguridad que hasta ahora prestaba funciones en la Unidad de Investigaciones Financieras, encargada de detectar casos de lavado de dinero y dependiente del Ministerio del Interior. La PSA dependerá del Ministerio del Interior y estará formada por el personal de la anterior Policía Aeronáutica y por efectivos que actualmente integran la Gendarmería y la Prefectura Naval. Todo para que no pasen a formar la nueva fuerza soldados de la Fuerza Aérea, es decir, militares. Creada por decreto, la PSA será ahora materia de estudio de un grupo de expertos que deben fijar sus roles y diseñar su funcionamiento en un proyecto de ley que debe aprobar el Congreso de la Nación.

Néstor Kirchner llamó ayer a su despacho al licenciado Marcelo Sain, para ofrecerle el cargo de organizador de la fuerza que controlará los aeropuertos y que dependerá como organismo no militarizado del Ministerio del Interior.
Néstor Kirchner llamó ayer a su despacho al licenciado Marcelo Sain, para ofrecerle el cargo de organizador de la fuerza que controlará los aeropuertos y que dependerá como organismo no militarizado del Ministerio del Interior.
Con la designación de Marcelo Sain, el Presidente volvió a echar mano de un recurso habitual. Cada vez que se produce un escándalo en materia de Seguridad el gobierno apela al listado de recomendados del operador de derechos humanos, asesor presidencial y periodista Horacio Verbitsky. Ya había sucedido cuando se descubrió que un intruso había deambulado por la Residencia Presidencial durante toda la noche, sin que nadie lo advirtiera (un antecedente menor, casi pintoresco, del caso Southern Winds).

En ese momento también se le encargó a este Sain diseñar una nueva custodia presidencial. Es de suponer que, antes de hacerse cargo de sus nuevas funciones, el experto hará un balance de sus avances en esa tarea y también de sus logros como investigador del lavado de dinero en la UIF.

• Perplejidades

Sain es un experto en Seguridad de lo que se denominaría ultragarantismo. Ejerce la docencia en la Universidad de Quilmes, siempre ligado a la especialidad de Defensa y Seguridad. Esta inserción académica promete ciertas perplejidades, que seguramente Verbitsky no le informó a Kirchner. Por ejemplo: la vinculación del nuevo controlante de los aeropuertos con Germán Montenegro, profesor con él en la citada casa de estudios y con quien Sain venía preparando la nueva custodia presidencial. Montenegro es el hijo del brigadier Rubén Montenegro, el último jefe de la Fuerza Aérea de la gestión de Carlos Menem y, por lo tanto, hombre que ejerció el control de los aeropuertos durante aquella época. También se desempeña con este gobierno como asesor del actual ministro José Pampuro. Curioso regreso de la Aeronáuticaal lugar que está abandonando, por vía de este hijo de la casa. Curiosidades, claro: nadie puede sacar conclusiones por relaciones de contigüidad, como habitualmente hace Verbitsky.

Sain ya pasó por funciones directivas en el área de Seguridad. Fue cuando trabajó junto a Juan Pablo Cafiero en la provincia de Buenos Aires. Fue en 2002, cuando todavía Cafiero controlaba la secretaría del ramo en la provincia. Felipe Solá debió pedirle que retirara del cargo a su asesor, cuando Sain afirmó que «la clase política bonaerense se solventa con la caja policial de la corrupción». Ahora este experto deberá trabajar coordinadamente con la Policía Bonaerense, ya que Ezeiza, su principal objeto de atención, está radicado en la provincia.

• Indignación

Eduardo Duhalde, se comentaba en aquel entonces, se sintió tocado por la frase y pidió su remoción. Chiche Duhalde se indignó públicamente.

En el contexto político actual, tal vez por la misma expresión Solá lo volvería a designar. O acaso lo esté haciendo Kirchner con igual motivación. Eso sí, Sain deberá explicarle al ministro del Interior, Aníbal Fernández, que en su censura a los dirigentes bonaerenses él no estaba incluido.

Fernández, también quilmeño pero no por la vía académica, será a partir de ahora su nuevo jefe. Igual que Alberto Iribarne, el secretario de Seguridad, otro ortodoxo del duhaldismo que seguramente esperará alguna explicación por aquellas expresiones casi insultantes (es cierto que Iribarne es porteño, no bonaerense). Tanto él como Fernández tendrán mucho para hablar con Sain: ninguno de los dos estaba al tanto de su designación, que Kirchner produjo sólo con conocimiento del padrino Verbitsky y de Alberto Fernández, el jefe de Gabinete.

Dejá tu comentario

Te puede interesar