Cristina al Campo: "Sólo pueden estar 90 días sin trabajar los que acumularon mucha renta"

Política

La presidenta Cristina Kirchner renovó hoy sus cuestionamientos al paro agrario después de varias semanas sin pronunciarse sobre el conflicto y sostuvo que "la avaricia es el pecado que Dios más condena".

"Yo me pregunto: ¿Quién puede estar 90 días sin trabajar? Solamente los que han acumulado mucha renta y mucha riqueza, los demás tienen que salir a trabajar. Lo saben quienes todos los días tienen que levantarse y treparse a los trenes y a los colectivos.
No hay secretos ni misterios en esto", apuntó la jefa de Estado durante un acto en La Matanza.

Mientras se extienden los cortes de ruta en el interior del país, Cristina dijo que "en nombre de todos los argentinos debemos ser más solidarios", puesto que "la avaricia es uno de los pecados que Dios más condena porque dice que es la que congela el corazón de los ricos y no le deja ver el sufrimiento de los pobres".

Tras varias semanas de silencio respecto de la escalada de conflicto con el sector rural, la jefa de Estado volvió a la carga como en los primeros días de la controversia, cuando el Gobierno anunció la aplicación de retenciones móviles a las exportaciones de granos.

Acompañada por el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, La Presidenta ratificó que trabajará para que "la leche, el pan, la carne y las verduras puedan llegar a la mesa de los argentinos a precios que los argentinos puedan pagar y no a precios que se pagan en el exterior".

"Voy a gobernar para todos los argentinos, pero cada uno de los compatriotas sepa que mi opción va a ser siempre por los pobres, por los que más necesitan y los que mas sufren", aseguró la jefa de Estado.

Al inaugurar una red de agua potable, se refirió además a las imágenes de leche derramada en las rutas y pidió "por favor, en nombre de los que todavía no tienen trabajo, de los que no tienen casa, de los que tienen hambre, pensar en ellos un poco más y un poco menos en nosotros mismos".

Cristina Kirchner dijo además que "si no logramos cambiar la vida de la gente toda gestión es inútil", y volvió a defender a "los más humildes" porque -señaló- "son siempre lo que más ponen el hombro para levantar esta Argentina".

"Cuando uno es presidente tiene que gobernar para todos y tomar decisiones que ayuden a que los que más tienen puedan contribuir a que los que menos tienen puedan vivir un poco mejor, y eso es lo que hemos querido", enfatizó.

Y concluyó: "Queremos que esa riqueza que genera este modelo macroeconómico sirva también a los argentinos para hacer una sociedad más inclusiva, más justa, más sustentable. Por eso debemos ser más solidarios".

Dejá tu comentario