De la Rúa declaró por incidentes en 2001 y reiteró la hipótesis del complot

Política

El ex presidente Fernando de la Rúa insistió ayer en la hipótesis de que existió un "complot" en su contra para alejarlo del Gobierno a fines de 2001 y de esta manera intentó eludir responsabilidades en los hechos de violencia desatados el 20 de diciembre de ese año.

Junto a sus defensores Ronald Troncoso y Luis Dobniewsky, De la Rúa amplió durante poco más de una hora su declaración indagatoria ante el juez federal Claudio Bonadío.

De la Rúa cuenta en esta causa con una falta de mérito y declaró ante la Justicia en sucesivas oportunidades pero esta vez fue convocado otra vez ante la aparición de nuevos damnificados por los incidentes del 20 de diciembre.

Se trata de un nuevo grupo de personas que denunció haber sido lesionado durante la violenta represión policial que se desató en esa jornada en la que murieron cinco personas.

Al respecto, De la Rúa se remitió a sus declaraciones anteriores, puesto que dijo que sobre ese tema ya había realizado su descargo.

"Todos los hechos que le comentaron están comprendidos en sus declaraciones anteriores, a pesar de que aseguró desconocer a los integrantes de listado de damnificados", explicó uno de los defensores.

Con respecto a los hechos que rodearon a su alejamiento del poder, De la Rúa dijo nuevamente que fue una victima "del complot" y aclaró que el estado de sitio le fue pedido por "varios gobernadores".

Entre ellos mencionó al ex gobernador bonaerense Carlos Ruckauf quien "estaba desbordado por los hechos que el mismo desató".

Asimismo lo acusó de haber "retirado la custodia" de la residencia presidencial de Olivos en las horas convulsionadas previas a su renuncia.

El ex jefe de Estado también criticó a la jueza Federal María Servini de Cubría quien instruyó la investigación durante cinco años y recientemente se declaró incompetente y giró el expediente a su colega Bonadío.

De la Rúa cuestionó que la jueza "sin tomar contacto con el ministro del Interior Ramón Mestre ordenó desalojar la Plaza de Mayo".

Uno de los imputados de la causa, el ex jefe de la Policía Federal Rubén Santos pidió recientemente la nulidad de toda la causa basado justamente en el accionar de la jueza en el lugar de los hechos y su presunta falta de imparcialidad para investigar.

Ese pedido de nulidad no fue resuelto aun por el juez Bonadío.

Dejá tu comentario