De Vido busca en Caracas apurar el megagasoducto

Política

Tres ministros, uno de la Argentina, otro de Brasil y otro de Venezuela, intentarán hoy en Caracas darle algún tipo de contenido al proyecto del megagasoducto que unirá a los tres países. Los presidentes de éstos deberían tratar detalles de este proyecto en la próxima cumbre trilateral que se concretará el 11 de marzo en Mendoza, en ocasión de la Fiesta de la Vendimia.

Los funcionarios que se encontrarán en la capital caribeña son el ministro de Planificación Federal de la Argentina, Julio De Vido; de Minas y Energía de Brasil, Silas Cavalcante, y el de Energía y Petróleo de Venezuela, Rafael Ramírez Careño. Los tres recibieron anoche el último tomo del estudio de prefactibilidad que el grupo técnico tripartito que estudia la obra terminó de elaborar ayer al mediodía. Hoy discutirán el contenido de la agenda que Néstor Kirchner, Luiz Inácio Lula da Silva y Hugo Chávez presentarán en Mendoza.

El problema es que hasta ahora el proyecto del gasoducto (que unirá Puerto Ordaz, Venezuela, con el norte argentino, pasando por la costa brasileña) no tiene su estudio de factibilidades terminado; recién estará diseñado hacia fines de junio y no antes. Los seis subgrupos de trabajo del Comité Multisectorial para la Integración Gasífera se reunieron por primera vez a comienzos de febrero en Buenos Aires, donde consensuaron 80 por ciento del primerborrador. Sin embargo, discusiones posteriores de este grupo de 40 técnicos, retrocedieron en los análisis al estudiar con más detenimiento el proyecto, fundamentalmente en lo que tiene que ver con su financiamiento. Los principales problemas surgieron por cuestionamientos de los brasileños, que organizaron la segunda reunión del grupo, realizada entre el 14 y 15 en Rio de Janeiro.

Para hoy se espera que al término de la tercera reunión, desarrollada en Caracas,
el grupo entregue un documento más avanzado y que pueda ser presentado al público. Por ahora, el proyecto parece sin embargo lejos de incluir la forma en que se va a realizar la obra y su financiamiento. Uno de los capítulos que falta consensuar, por ejemplo, es el dinero que aportará cada país y el que prestará el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El gobierno argentino cree que esa entidad que dirige el colombiano Luis Alberto Moreno aún no está del todo convencido de la conveniencia de apoyar el proyecto de gasoducto.

Hasta lo que se sabe, y según los puntos en los que hay acuerdo, el gasoducto pasará por el norte argentino (originalmente lo iba a hacer desde el Río de la Plata). Ahora lo hará por Apóstoles, en la provincia de Misiones; luego bajaría a hasta San Jerónimo, en Santa Fe, y desde allí seguiría a Buenos Aires.

El gasoducto troncal, de unos 8.000 kilómetros de extensión y con una inversión estimada en 20.000 millones de dólares, permitirá concretar el ansiado proyecto de interconexión energética para la región y abastecer con gas venezolano a Brasil y la Argentina.

Para el 11 de marzo está prevista la realización en Mendoza de una cumbre de los tres presidentes, antes de que viajen a Santiago para presenciar
la asunción de la presidenta electa de Chile, Michelle Bachelet. En ese encuentro Kirchner, Lula y Chávez recibirán el documento cerrado ayer, pero se estima que recién en junio o julio el proyecto podrá ser anunciado oficialmente.

Así las cosas, los dos temas principales que se tratarán en Mendoza serán el posible ingreso de Venezuela al Mercosur como socio pleno, y la revisión de la política de compra de bonos argentinos por parte del gobierno de
Hugo Chávez. En el primer caso, el proyecto de inclusión del país caribeño en el proceso de integración comercial entre Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay se vio favorecido, al firmar Colombia un tratado de libre comercio con Estados Unidos. En la visión del gobierno de Chávez.

Dejá tu comentario