Delante de la imagen de Evita en la 9 de Julio, la Presidente dijo que "enfrentar a los poderosos tiene un precio"

Política

A cuatro días que los porteños deben votar en segunda vuelta quien será el nuevo jefe de la ciudad de Buenos Aires, la presidente Cristina de Kichner inauguró la imagen de Evita en el edificio del ministerio de Desarrollo Social ubicado sobre la Av. 9 de Julio, en un acto cuya organización complicó todo el día el tránsito.

Apelando a la unidad Cristina dijo que "este icono es para todos los argentinos, es también para la Ciudad de Buenos Aires, la Ciudad donde ingresaron miles de trabajadores un 17 de octubre y donde la despidieron millones de argentinos un 26 de julio como hoy hace 59 años".

Acompañada de todo su Gabinete, Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, militantes mayoritariamente de la Cámpora y la presencia del titular de la CGT, Hugo Moyano quien se sumó a último momento, fue el marco que la jefa de Estado, como única oradora al resaltar la figura de Eva Perón afirmó que "esa mujer, como muchos le decían, desde el fondo de la historia nos enseña que nada se obtiene sin sacrificio".

Y agregó "enfrentarse a los poderosos tiene un precio, que defender a los humildes y a los que menos tienen, cuesta caro, ella pagó con su vida gustosa el ser recordada para siempre, como la abanderada de los humildes". Si bien, la mandataria se cuidó hacer comparaciones más de un asistente al acto, especialmente de las columnas de La Campora, mencionaron a Néstor Kirchner. Para la Presidente Evita fue la única que "asumió sin dobleces la representación del Pueblo y la Patria tal
vez con más pasión y amor que nadie",
aseveró.

Cristina, dijo que "todas las mujeres, los jóvenes, los millones de trabajadores que han recuperado sus puestos de trabajo, en nombre de los productores, de los empresarios, de los intelectuales, de los científicos, de los estudiantes, de todos los argentinos que confían que una patria mejor merece y puede ser construida por el aporte de todos los argentinos", los asistentes aplaudieron con fuerza pues tal vez sintieron que el modelo kirchnerista es similar al que llevó adelante en su momento Evita.

Como viene ocurriendo últimamente la jefa de Estado insiste en un mensaje de unidad y así cerró su discurso al decir que la imagen de Evita sea "símbolo de unidad, que sea el símbolo de superar viejas antinomias y que desde la historia nos enseñe que es necesaria la unidad nacional, la unidad de todos los argentinos para lograr los grandes objetivos".

Antes recordó que la idea de contar con el monumento a Evita se le ocurrió cuando estuvo en Cuba y vio la imagen del Che Guevara en la Plaza de la Revolución. Confesó que se preguntó como puede ser que "nosotros no tengamos un homenaje a una mujer que significó no solamente el ingreso de las mujeres a la política argentina, no solamente la revolución social más importante del país". Desde Cuba lo llamó al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli y le encargó que se ocupara de llevarlo a la práctica.

La imagen que se puede ver viniendo desde el sur de la Capital es la que figuraba en el libro "La Razón de mi vida" y eligió esa foto del libro porque, "fue la Evita que conocieron millones de trabajadores cuando creó los derechos más importantes para los niños, para los trabajadores, para los ancianos, fue la Evita hada, fue la Evita dadora de dones y generosa". La otra imagen de Evita con el pelo largo será inaugurada el 26 de agosto y mirará hacia Av. Libertador.

Cabe señalar que hace casi 60 años se llevó a cabo el "Cabildo Abierto" del movimiento obrero en la 9 de Julio quienes le imploraron a los gritos que fuera candidata a vicepresidenta. Ese 22 de agosto de 1951 es cuando ella dice su famosa frase "Yo no renuncio a mi puesto de lucha, yo renuncio a los honores" e inicia el clamor de gran parte de la sociedad hacía la figura de Eva Perón quien nueve días después tuvo que renunciar a la fórmula presidencial por sus problemas de salud.

Cristina llegó unos minutos antes de las 20.25 horas y el acto comenzó con un video que reflejaban distintos episodios de la vida de la esposa y compañera de Juan Domingo Perón. Cabe recordar que fallece un 26 de julio de 1951 a las 20.25 momento en que el locutor solía decir que la Jefa Espiritual de la Nación "pasó a la inmortalidad".

Dejá tu comentario