Derrota de Kirchner en Tierra del Fuego

Política

Las malas noticias para el gobierno también llegaron ayer desde la zona más austral del país, donde el candidato kirchnerista y actual mandatario, Hugo Cóccaro, no logró impedir en el ballottage el ascenso a la gobernación de Tierra del Fuego de la aspirante del ARI, Fabiana Ríos. Con esta victoria, la fuerza liderada a nivel nacional por Elisa Carrió anota para sí el primer cargo de jefe de Gobierno provincial; en tanto que para la historia política argentina, Ríos representará la figura de la primera gobernadora electa. Tras comicios voto a voto, el electorado se inclinó finalmente por la fórmula del ARI, lo que permitió revertir así los cuatro puntos de ventaja que había logrado Cóccaro en la primera vuelta el domingo pasado. De nada le sirvió a Cóccaro capitalizar en la última semana su alineamiento con el Presidente, y fue clave para el triunfo de Ríos la campaña negativa que involucró a sus rivales y que, incluso, dejó fuera de la segunda vuelta al intendente de Ushuaia, Jorge Garramuño.

La candidata del ARI, la diputada nacional Fabiana Ríos, se impuso ayer en la segunda vuelta de Tierra del Fuego por 52,05% de los votos, en una histórica conquista para la fuerza que lidera espiritualmente Elisa Carrió, que la convirtió en la primera gobernadora electa del país.

El actual mandatario y postulante del kirchnerista Frente para la Victoria, Hugo Cóccaro, debió en cambio resignar sus sueños de reelección, al lograr 47,08% de los sufragios.

La dupla Cóccaro-Rosana Bertone había triunfado por cuatro puntos en la primera vuelta del pasado 17 de junio. En segundo lugar se ubicó la fórmula de Ríos y del ex jefe de fiscales, Carlos Bassanetti, en sorprendente performance, catapultada por una campaña electoral plagada de denuncias que les permitió además convertir al ARI en la primera minoría de la Legislatura.

Pero la historia local volvió a repetirse: de los tres comicios en segunda vuelta que ostenta la provincia más joven del país, en dos (1999 y 2003) el perdidoso en primer lugar cantó victoria en la otra compulsa.

Como a mediados de junio, la fórmula arista se impuso ayer cómodamente en la ciudad de Ushuaia, por 14.914 votos contra 11.273 del oficialismo. Pero ahora sumó además una buena performance en Río Grande, donde el gobernador sólo arañó un ajustado triunfo, con 15.700 sufragios, sobre 15.036 de Ríos.

Anoche, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, esquivó un pronunciamiento sobre la conquista del ARI, y se limitó a decir que el gobierno nacional «respeta» las decisiones de las mayorías porque es « democrático».

Por su parte, y casi parafraseando al también victorioso Mauricio Macri, anoche Ríos adelantó que pedirá en forma «urgente» una reunión con Cóccaro y con Néstor Kirchner.

«Los medios nacionales hablan de un triunfo histórico del ARI, pero en realidad es un triunfo histórico del pueblo fueguino», aseguró, además de agradecer el respaldo recibido por «los jóvenes» y de aclarar: «No vinimos a vengarnos de nadie; vinimos a gobernar para todos». «Demostramos que el voto se gana y que el voto no se compra», sentenció.

Desde la otra vereda, el gobernador -el vice que asumió el cargo en 2005, tras la destitución del mandatario radical Jorge Colazo- admitió tempranamente la derrota. Pasadas las 20, felicitó al ARI «por su excelente elección». «Le deseo toda la suerte para que gobierne exitosamente para todos los fueguinos», dijo, luego de haberla cuestionado por la falta de experiencia en materia de gestión.

Con lágrimas en los ojos, en rueda de prensa, Cóccaro además les advirtió a Ríos que «gobernar no es fácil». «Nosotros no vamos a actuar como sectores de ellos, poniéndonos carpas, haciendo paros y perdiendo días de clases», agregó, en virtual pase de factura.

Conocido el dictamen del cuarto oscuro, se instaló la versión acerca de una potencial entrega anticipada del poder para el próximo 9 de julio. Sin embargo, la postal fue desmentida luego por el propio Cóccaro, quien pasadas las 21 felicitó personalmente a Ríos en el comando electoral arista, en Río Grande. «Felicitaciones: ganaste en buena ley», le dijo, mientras resonaba de fondo el estruendoso festejo de los ganadores.

Con este escenario, festejó por partida doble la fuerza que lidera Carrió, al obtener la primera gobernación de su historia y al asestar un duro golpe al armado electoral de Kirchner, justo en el día en que en la Ciudad de Buenos Aires, Macri (PRO) celebró una previsible victoria sobre el ministro de Educación, Daniel Filmus, el hombre de la Casa Rosada.

Con los comicios de ayer, además, se revierte la tendencia mostrada en los elecciones provinciales que hasta el momento se realizaron en el país, donde siempre se impusieron los oficialismos.

En un partido caracterizado por la preponderancia de las figuras femeninas, los aristas manotearon también el título de haberse alzado con la primera mujer electa gobernante del país.

No le alcanzó al Presidente el tradicional juego a dos puntas que ya desplegó en otros distritos: sus coqueteos con Cóccaro y con Jorge Garramuño (el postulante del entendimiento Mopof-UCR, que quedó afuera en la primera vuelta) no bastaron para eclipsar a Ríos.

Dejá tu comentario