Abrazo oficial a la oposición tras siesta estival: sesión exprés en Diputados por deuda

Política

Dudas en Juntos por el Cambio por el contenido del proyecto. Martes, tratamiento en comisiones; miércoles o jueves, recinto. Semanas de idas y vueltas en el Gobierno para el período extraordinario.

Tras semanas de urticantes idas y vueltas kirchneristas con respecto a qué proyectos tratar -anoche quedaron en la nebulosa iniciativas anunciadas con bombos y platillos-, el Congreso saldrá de su siesta en pleno período de sesiones extraordinarias la semana próxima: Diputados buscará votar, de manera exprés, la ley de “restructuración de la sostenibilidad de la deuda pública externa”.

El objetivo del oficialismo es debatir el texto en comisiones de la Cámara baja desde el martes próximo -la de Presupuesto y Hacienda estará involucrada- y 24 o 48 horas después llevarlo al recinto para una votación acelerada.

Un mes atrás, el kirchnerismo tuvo un mismo modo de operar ante un Congreso expectante: suspenso por la convocatoria a extraordinarias, demora en enviar la ley de “solidaridad” -ajuste a través de festín de impuestos y congelamiento de jubilaciones- y votaciones “a lo Flash” en ambas cámaras. El Senado -con Cristina de Kirchner al comando del recinto- terminó de sancionar el megapaquete de emergencias durante la madrugada del sábado 21.

Una vez consumado el objetivo inicial del Gobierno en el Congreso -y mostrarle al mercado que puede controlar las votaciones legislativas-, el kirchnerismo ingresó en un urticante experimento de vender, todas las semanas, distintos proyectos para mantener a los legisladores en plena función. Ocurrió todo lo contrario: la modorra para enviar leyes y el inicio del período estival patearon debates que recién serán iniciados la semana próxima, es decir, a fin de mes.

En Juntos por el Cambio, las sospechas aumentaron en las últimas horas con respecto al proyecto que ingresó ayer en Diputados, tras una nueva ampliación del temario de sesiones extraordinarias. Según confiaron desde el principal bloque opositor en la Cámara baja, el Gobierno “quiere hacernos formar parte de su estrategia de tire y afloje con bonistas y el Fondo Monetario Internacional (FMI) pero que, por ahora, sólo significan ayudar a -el gobernador de Buenos Aires, Axel- Kicillof con sus vencimientos de deuda”.

Desde el oficialismo, el presidente de Diputados, Sergio Massa; y el jefe de la bancada del Frente de Todos, Máximo Kirchner, intercambiaron llamados en las últimas horas con el titular del bloque de Juntos por el Cambio, el radical Mario Negri. A partir de allí se fijó el martes próximo como inicio del debate en comisiones -podría extenderse al día siguiente- y el miércoles o jueves -más probable la última opción- para votar.

En la nebulosa de leyes colgadas queda la discusión sobre las jubilaciones consideradas “de privilegio”, como las de jueces y diplomáticos. Nada se dice aún de las políticas. Relegadas también quedaron las iniciativas sobre Consejo Económico y Social, o el expectante proyecto sobre hidrocarburos. Lo que dejó trascender el oficialismo desde diciembre pasado fue “la prioridad es solucionar la deuda”.

De cara a la semana próxima, el kirchnerismo no tendrá problemas en dictaminar el proyecto. En tanto, en el recinto deberá reactivar un operativo similar al de diciembre último por no contar con mayoría simple en la Cámara baja, algo que sí posee en el Senado. Por ese motivo, la primera opción es ir a buscar a los bloques del lavagnismo o los silvestres que comanda el mendocino José Luis Ramón. Más allá de negociaciones que recién se inician, el macrismo ya se habría comprometido a dar quorum.

“Será necesario un proceso de negociación tanto con los acreedores privados como el FMI, a fin de reordenar los cronogramas de vencimientos, pactar tasas de interés o montos más bajos, tal cual lo establece la vigente ley de Administración Financiera”, señaló desde el kirchnerismo el diputado Darío Martínez.

Mañana, una porción del Frente de Todos tiene agendado un encuentro con el ministro de Economía, Martín Guzmán. El oficialismo aún analiza si incluye el demorado freno del Pacto Fiscal -para que provincias dejen de bajar impuestos como Sellos o Ingresos Brutos y recauden más- en la sesión de la semana próxima. Se teme trifulca por el debate de coparticipación y el sablazo que Casa Rosada busca aplicar contra la Ciudad de Buenos Aires.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario