20 de agosto 2001 - 00:00

Diáspora en el PJ del Senado crea otro bloque

El PJ del Senado dedicará esta semana a reorganizar su conducción, mientras se produce el estreno de otro minibloque de disidentes del peronismo. Tal como anticipó este diario el viernes 10 de agosto, el chubutense Osvaldo Sala, el santacruceño Eduardo Arnold y el neuquino Daniel Baum no digirieron el peso de haber convalidado -por omisión-el tijeretazo de 13% a las jubilaciones del déficit cero, y, en consecuencia, debutarán mañana con un stand propio en la Cámara Alta, independiente del que administra José Luis Gioja y bautizado bloque Justicialista Interior con la perspectiva de sumar a otros eventuales díscolos, por caso, el correntino Rubén Pruyas (el nombre, en principio, iba a ser patagónico, aunque fue descartado porque resultaba restrictivo para futuras ampliaciones).

Para evitar nuevas fugas y coordinar con eficiencia el trabajo legislativo, el PJ discutirá mañana la incorporación del chaqueño Hugo Sager a la cúpula que ya integran Gioja y, en calidad de vices, la cordobesa Beatriz Raijer y el mendocino Carlos de la Rosa ( Arnold también figuraba en esa nómina, pero se retiró hace unos meses sin hacer ruido). Sager, quien pidió tiempo hasta la semana que viene para iniciar su gestión (el domingo hay comicios para consagrar vicegobernador y diputados locales en el Chaco), desempeñará el mismo rango que Raijer y De la Rosa. A diferencia de la mediterránea que tiene chances de volver a la Cámara, podría dedicarse casi full time a los quehaceres burocráticos de la bancada junto al baucista De la Rosa.

Renovación

Gioja está en firme camino a la renovación de la banca, al igual que el pampeano Carlos Verna quien, de hecho, es uno de los caciques del peronismo, sin necesidad de disponer de un puesto en la dirección del bloque. Con gerenciar la estratégica comisión de Presupuesto y Hacienda, basta y sobra. Ambos carecen de disponibilidad de tiempo para permanecer en el Congreso de lunes a viernes, pues deben cuidar sendas campañas en sus distritos.

Sager
fue propuesto por el mismo Gioja y por Eduardo Menem, durante una cumbre de senadores en el Consejo nacional de la calle Matheu 130, en la Capital Federal. De esa manera, no dejaban el bloque en manos de De la Rosa. Si bien el chaqueño llegó al escaño después de una polémica pelea en Tribunales con la UCR que reclamaba la senaduría para Angel Pavicich, tuvo un desempeño prolijo desde que asumió -a criterio de sus compañeros-y logró quedar a salvo del mayor escándalo, el de la reforma laboral a la que se opuso abiertamente.

El sector «falta de mérito» -denominado así porque allí militan quienes fueron liberados de las pesquisas por la causa judicial por presuntos sobornos-impulsa también una reivindicación con formato de cargo. Como Augusto Alasino, Remo Costanzo y otros (por caso, el mismo Sala) tuvieron que ceder la jefatura en pleno affaire, ahora promueven al formoseño Ricardo Branda para que participe de la refacción en el comando. Branda no está distraído en cuestiones proselitistas y puede compartir con Sager la responsabilidad de coordinar la labor parlamentaria.

Puntos

En cuanto a la nueva fractura del peronismo, conviene tener en cuenta algunos puntos:

* Sala, Arnold y Baum
se fueron con la promesa de que retornarán en caso de que la escudería oficial de la oposición avance, finalmente, en la aprobación de una ley que permita devolver los recortes a jubilaciones y empleados estatales.

*
Si bien se llegó a especular con la simpatía que Sala le profesa a Carlos Ruckauf, habría que descartar que el gobernador bonaerense haya operado para quebrar el poderío de un bloque al que fustigó en pleno incendio por las supuestas coimas, sin recordar que lo había ayudado durante su cuestionado paso como vicepresidente en el segundo mandato de Carlos Menem.

*
Se trata -coinciden los justicialistas que no sacaron los pies del plato-de una maniobra individualista destinada a sobreactuar las críticas al ajuste. Los emigrantes no pretenden la reelección, pero quieren continuar sus carreras políticas más allá de 2001. Tras la despedida del Senado (que se renovará por completo el 10 de diciembre), piensan regresar a sus provincias con un gesto que los diferencie del resto.

*
Además, ninguno tiene gobernador local al cual responderle. Sala y Baum viven en provincias gobernadas por la Alianza (José Luis Lizurume) y el Movimiento Popular Neuquino (Jorge Sobisch), respectivamente. Por si fuera poco, son minoritarios en la interna partidaria: Sala, quien había avalado al diputado Mario Das Neves en la última contienda chubutense, perdió con Marcelo Guinle, mientras que Baum siempre termina en desventaja cuando enfrenta a la menemista Norma Miralles de Romero. Arnold, que sí tiene mandatario peronista en su distrito, está peleado con Néstor Kirchner, pese a lo cual sueña con la candidatura a gobernador en 2003.

*
La mayoría de sus ex acusan al terceto de deslealtad. Los patagónicos rompen como consecuencia de la aprobación del déficit cero, no obstante que habían participado de las discusiones previas del bloque donde se consensuó la forma en que se facilitaría al gobierno un proyecto al que todos censuraban (excepto el ya designado embajador en Kuwait, Omar Vaquir).

Promesa

* Baum, Arnold y Sala se defienden argumentando que les habían prometido una ley correctiva para reponer los fondos que se le podaron a la clase pasiva y a la administración pública. Asimismo, subrayan que nunca estuvieron de acuerdo con habilitar el déficit cero. «Nosotros queríamos hacerle modificaciones y que volviera a Diputados», repite el santacruceño cada vez que recuerda los instantes previos a la madrugada del lunes 30 de julio, a pesar de que esa variante ya había sido descartada ante el llamado desesperado de la Casa Rosada.

*
El nuevo trío tendrá una presencia casi testimonial en las votaciones, salvo que concilien posiciones con el bloque capitaneado por Gioja. Convivirán en el recinto con otras 3 parcelas separadas del justicialismo oficial: Héctor Maya, Antonio Cafiero y Jorge Villaverde (17 de Octubre), Daniel Varizat (PJSanta Cruz) y los puntanos Alicia Negre de Alonso y Héctor Torino (Peronismo para el Cambio).

*
Entre los grupos escindidos no alcanzan a la decena sobre un total de 72 bancas, de las cuales sólo están cubiertas 69. De cualquier manera, si se juntan, resultarán imprescindibles para ayudar al PJ a lograr quórum y sesionar sin la presencia de la UCR y sus aliados provinciales (Pedro Villarruel del Frente Cívico de Catamarca, el renovador salteño Roberto Ulloa y los delegados de San Juan, Juan Carlos Loza y Leopoldo Bravo).

*
Sala será el presidente del núcleo debutante. Arnold y Baum, con la anuencia del sanjuanino y compañía (estos no quieren fomentar más discordias a menos de 120 días del final), mantendrán las jefaturas de 2 comisiones estratégicas, Energía y Combustibles, respectivamente.

*
De todas maneras, no será excluyente la presencia del chubutense en las reuniones de Labor Parlamentaria, donde se acuerda el temario de las sesiones. Sus 2 compañeros alternarán con Sala en las fumatas de las autoridades de la Cámara para evitar celos domésticos.

Dejá tu comentario

Te puede interesar