Justicia anuló las salidas transitorias para el genocida Eduardo Kalinec

Política

La Cámara de Casación falló el excomisario de la Policía Federal durante la última dictadura. Había sido condenado por delitos de lesa humanidad.

La Justicia anuló las salidas transitorias que gozaba el genocida Eduardo Emilio Kalinec, excomisario de la Policía Federal condenado a cadena por perpetua por delitos de lesa humanidad que incluyen secuestros, desapariciones forzadas y asesinatos durante la última dictadura.

Un fallo de la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal integrada por los doctores Mariano Hernán Borisnky, Javier Carbajo, y Gustavo M. Hornos, por unanimidad hizo lugar al recurso de casación interpuesto por el representante del Ministerio Público Fiscal y así anuló la resolución que le concedió las salidas transitorias a Kalinec.

El pasado miércoles 19 de febrero se había realizado una tensa audiencia pública en la que los magistrados escucharon a las partes

Allí hicieron uso de la palabra el condenado –mediante el sistema de videoconferencia- y su defensa; el doctor Alejandro Alagia en representación de la Unidad de Asistencia para causas por Violaciones a los Derechos Humanos durante el Terrorismo de Estado; las víctimas y el amicus curiae presentado en la causa, el colectivo “Historias desobedientes Familiares de Genocidas por la Memoria, la Verdad y la Justicia”, del cual forma parte la hija del condenado, quien también expuso oralmente.

Kalinec se encuentra condenado a prisión perpetua por su actuación en el centro clandestino de detención “Atlético, Banco y Olimpo”, por los delitos de privación ilegítima de la libertad, tormentos y homicidio.

La situación de Kalinec está atravesada por una fuerte disputa familiar. Su hija, Analía, repudió públicamente el accionar de su padre durante el terrorismo de Estado.

"Si mi padre pudiera, me enviaría un centro clandestino de detención ilegal y me aplicaría tortura como hizo con todas sus víctimas", había dicho la mujer durante la audiencia pasada.

Analía pertenece un grupo de hijos de genocidas que decidieron romper el silencio, contar sus historias y denunciar a sus progenitores por sus roles durante la última dictadura militar, que se extendió desde 1976 hasta 1983.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario