Diputados del lavagnismo destacaron la nueva fórmula jubilatoria, pero pidieron modificaciones

Política

Los diputados nacionales de Consenso Federal pidieron que se contemple el índice de inflación y llamaron a discutir las causas estructurales de la crisis del sistema previsional.

Los diputados nacionales de Consenso Federal señalaron este miércoles que la nueva fórmula de movilidad jubilatoria propuesta hace 15 días por el Gobierno "requiere importantes modificaciones", aunque señalaron que “está bien orientada” y advirtieron que el país se encuentra "ante un sistema previsional en crisis".

Alejandro "Topo" Rodríguez -presidente del bloque-; Jorge Sarghini y Graciela Camaño emitieron un comunicado en el que realizaron una serie de observaciones sobre la propuesta, entre las que se destaca el pedido para que en el aumento de haberes se contemple el índice de inflación.

"El sistema previsional argentino está quebrado y no hay fórmula de actualización de haberes que lo haga sustentable. No cierra de ninguna manera con el 50% de los trabajadores privados en la informalidad. La fórmula de movilidad jubilatoria que se aplicó durante el gobierno de (Mauricio) Macri solo es defendible en una economía que fracasa: se estanca o decrece con alta inflación", contextualizaron desde este espacio.

Los referentes del lavagnismo agregaron que "además, las cláusulas exclusivamente indexatorias contradicen toda política anti inflacionaria" y que "esa misma fórmula, aplicada en el período 2003-2007, que fue de crecimiento con estabilidad, hubiese sido marcadamente injusta por excluir a los jubilados de los beneficios del crecimiento".

"La fórmula que propone el actual gobierno va en sentido apropiado, pero no tiene cláusulas de salvaguarda que garanticen a los jubilados no seguir perdiendo, especialmente mientras la economía no recupere un sendero de crecimiento con estabilidad de precios", remarcaron.

Para estos diputados, "la propuesta está bien orientada porque incorpora la variable 'precios' al ajustar por variaciones del salario (ajusta un 50% por variación salarial, que es el precio más relevante al que debe asociarse un haber jubilatorio) y porque también incluye una variable vinculada a la evolución económica (ya que ajusta el 50% por la recaudación, con la que aquella se correlaciona directamente)".

"Por otro lado, tiene un techo que puede aceptarse, en nombre de no agregar insustentabilidad al sistema", observaron.

En ese sentido, enumeraron "dos modificaciones imprescindibles, a favor de los jubilados, como el hecho de que debe tener un piso asociado a la variación de la canasta básica de consumo; y que los aumentos deben ser cuatrimestrales y no semestrales, como prevé el proyecto oficial".

De todas formas, "como ya se ha señalado, llegó la hora de no seguir postergando el debate de las causas estructurales que han puesto en quiebra al sistema jubilatorio en su conjunto", aclararon.

Por último, insistieron en que "el primer paso para salir de esa situación es la incorporación masiva de aportantes, es decir, convertir en registrados a millones de trabajadores que hoy están en la informalidad".

Dejá tu comentario