La juventud PRO amplía el espacio a los impuros a la espera de nuevos liderazgos

Política

La juventud de Juntos por el Cambio apuesta a salirse del purismo PRO para conseguir más volumen político. Buscan sostener el trabajo territorial y político, hasta que decante quién se hará cargo de la cúpula partidaria.

En medio de la incertidumbre que existe respecto al futuro de Juntos por el Cambio como oposición, y con altos dirigentes aún en estado de shock ante la asunción de Alberto Fernández y Axel Kicillof, los jóvenes PRO nucleados en La Generación decidieron tomarse un respiro y replantear su respaldo a los dirigentes partidarios, al tiempo que apostarán por ampliar el espacio a otros partidos, con el objetivo puesto en consolidar el mayor volumen político posible.

Mientras la cúpula de la coalición política que hasta el 10 de diciembre gobernó la Argentina se relame las heridas, y la búsqueda de culpables sigue su curso, los dirigentes de La Generación prefieren la acción. Si bien son cautelosos y prefieren no quedar “pegados” a la figura de ninguno de los grandes cuadros, consideran que deben mantenerse activos y se funcionales al sostenimiento de Juntos por el Cambio como espacio opositor.

Como muestra de la ampliación del espacio, el sábado pasado en el barrio Rodrigo Bueno se realizó la asamblea de la organización para debatir el rol político y el armado de una construcción territorial de cara a las elecciones de medio término de 2021. Al encuentro asistieron dirigentes de la UCR y de la Coalición Cívica, quienes también están consustanciados con la idea de forjar la oposición fortaleciendo a Juntos por el Cambio.

La figura principal de la reunión fue Horacio Rodríguez Larreta, quien revalidó como jefe de Gobierno porteño y asoma como el sobreviviente de la catástrofe electoral de la Nación y la provincia de Buenos Aires. Lejos de la endogamia practicada por el gobierno saliente hasta el cachetazo de las PASO, Rodríguez Larreta bajó su mensaje con algo de ironía: “El 41% votó a una coalición, no debe existir algo más importante en el próximo año que fortalecerla y ampliarla. Tenemos que ser Juntos por el Cambio, no Peleados por un Cargo”.

En la asamblea se repasaron los nombres de aquellos dirigentes de La Generación que tienen cargos ejecutivos y legislativos. Además, de la presidenta de LG, Noelia Ruiz, el jefe de Gobierno estuvo acompañado por tres ministros de su nuevo gabinete, María Migliore en Desarrollo Humano, Enrique Avogadro en Cultura y Clara Muzzio en Espacio Público. Además, en el IVC seguirá Juan Ignacio Maquieyra y en la Secretaría de Integración Urbana, los subsecretarios Juan Ignacio Salari y Tomás Galmarini.

En algunos casos, son dirigentes que ocuparon cargos importantes en el Gobierno Nacional y Provincial de Cambiemos. Tal es el caso de Manuel Vidal, saliente como jefe de Gabinete del Ministerio de Educación de la Nación, quien asumió como subsecretario de Educación de la Ciudad.

Daniela Nipoti termina su gestión como Directora Nacional de Desarrollo Universitario y fue confirmada como funcionaria de una Universidad Nacional del conurbano, una de las últimas creadas por el kirchnerismo. Sergio Siciliano deja su cargo de subsecretario de Educación de la Provincia para asumir como diputado provincial. Lo mismo harán el exsubsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell, y Noelia Ruiz, mano derecha de Federico Salvai y representante del espacio feminista de la organización que ganó peso interno. De esta forma, La Generación contará con 6 legisladores bonaerenses propios. A ellos se le suman, Martín Yeza y Ezequiel Galli quienes consiguieron la reelección como intendentes de Pinamar y Olavarría, y Francisco Ratto, quien será el próximo jefe comunal de San Antonio de Areco, tras derrotar al Frente de Todos.

De esta forma, conviven dentro de La Generación dirigentes referenciados en la exgobernadora, María Eugenia Vidal, otros en Rodríguez Larreta y otros en Mauricio Macri. Esta diversidad, aseguran en LG, será clave para el armado hacia futuro, dejando atrás el purismo al momento de sumar dirigentes.

Mientras aguarda definiciones más claras de la cúpula del partido, como presidenta de LG, Ruiz lleva adelante una agenda progresista y de ampliación de derechos, con presencia en 15 provincias. En ese sentido, Rodríguez Larreta se mostró como líder de la oposición, y sostuvo: “Valoro mucho su trabajo federal. Por eso les garantizo que desde la Ciudad y desde el Partido como dirigente nacional los voy a apoyar”.

Claro que la definición de Rodríguez Larreta no es suficiente porque aún resta saber que camino tomarán Mauricio Macri y María Eugenia Vidal. En este escenario incierto, los jóvenes dirigentes quieren darle organicidad a Juntos por el Cambio mientras decantan los liderazgos. “En La Generación hay afiliados al PRO y hay muchos que no, pero todos bancamos con el cuerpo la gestión de Macri”, grafica un dirigente para dejar en claro que no todos abrevan directamente en el macrismo. En definitiva, aspiran a que sea quien sea el futuro líder del espacio, Juntos por el Cambio tenga suficiente volumen político desde las bases para ser competitivo en las elecciones de 2021.

Sin resignar los valores que representan a Juntos por el Cambio, los jóvenes buscan incidir en el futuro del espacio, con una bocanada de aire fresco y tolerancia a la diversidad. Más rápidos de reflejos que sus líderes políticos, en La Generación hicieron un análisis de la derrota electoral, y entienden que deben ser más amplios que nunca, convocando a personas con diferentes agendas y que posibiliten una discusión sana.

De hecho, por lo bajo, algunos cuentan que encumbrados dirigentes de Juntos por el Cambio ahora abogan por “ampliar” siendo que hasta hace poco tiempo insistían con que la política de la Casa Rosada era “el único camino”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario