El arte de ganar amigos: Lavagna contra Blumberg

Política

Roberto Lavagna insiste en contradecir las indicaciones de Dale Carnegie en su famoso libro sobre «Cómo ganar amigos e influir sobre los demás». El candidato debió leerlo porque fue un best seller de su época juvenil. Si lo hizo, lo olvidó. Ayer sumó otro agraviado, Juan Carlos Blumberg, que lo quería en una concertación opositora. Lo citó en su casa para reprocharle que se reúna con tanto macrista. Lo palmeó y le indicó la puerta. ¿Tendrá un método de acumulación tan raro que le exige sumar un adversario nuevo por día?

Juan Carlos Blumberg salió conforme ayer de su encuentro con Roberto Lavagna, aunque el ingeniero no logró convencer al economista de sumarse a la mesa de diálogo que impulsa junto al macrismo y a otros referentes opositores.

«Hay gente con la que no tengo demasiadas coincidencias en lo programático, pero valoro su buena voluntad y sus intenciones», fue la excusa con la que el ex ministro de Economía desinfló las ilusiones de Blumberg.

La referencia lavagnista apuntaba sobre todo a Mauricio Macri, Ricardo López Murphy, al peronista Ramón Puerta, al neuquino Jorge Sobisch y a los referentes filo oficialistas como Jorge Telerman que Blumberg incluyó en su lista. Al ex ministro de Economía también le disgustó que el titular de la Fundación Axel no hubiese incluido en su lista a la UCR de Gerardo Morales.

Tampoco agrada al lavagnismo la forma en la que Blumberg disparó su convocatoria. Fue tras reunirse a solas con Macri, a quien el fundador de Ecolatina sólo admite como un potencial candidato a jefe de Gobierno porteño sin derecho a discutir un programa de gobierno.

El cónclave se realizó ayer por la mañana en la casa que Lavagna habita en el porteño barrio de Saavedra. Y si bien ambos coincidieron en destacar «el muy buen diálogo» que mantuvieron esta mañana en el domicilio del ex ministro de Economía, Lavagna mantuvo su posición respecto a la posibilidad de unirse a la denominada «mesa opositora» que promociona Blumberg junto al titular del PRO.

  • Reiterativo

    Así lo confirmó el propio Lavagna al retirarse de su domicilio: «Le dije a Blumberg lo mismo que dije la semana pasada sobre el tema. Soy hombre de una sola palabra», expresó a la prensa antes de irse en un automóvil de vidrios polarizados.

    De esta manera aludió a declaraciones realizadas el miércoles último, en las que aseguró que prefería no hablar de esa mesa política porque «estaríamos inflando algo que no existe y permanece en stand-by». Sin embargo, Blumberg reseñó que si bien «Lavagna no se negó a participar, cuestionó que hay gente convocada para conformar este espacio opositor con la cual no tiene mayores coincidencias».

    El ex ministro «no se refirió a ningún político en particular, pero cuestionó la representación mayoritaria de algunos sectores dentro de esta mesa de oposición, como Macri y Jorge Sobisch», precisó Blumberg.

    En el encuentro, que se extendió casi dos horas en la casa de Pico 3139, Lavagna se ocupó de aclarar que fue a pedido del padre de Axel.

    El ex ministro destacó las muy buenas intenciones y los muy buenos términos en los que dialogó con el padre de Axel, el joven secuestrado y asesinado en el norte del conurbano bonaerense, consignaron las fuentes. Si bien Blumberg no confirmó un nuevo encuentro con Lavagna, dijo que «el diálogo continúa abierto» para analizar temáticas como «la seguridad y la educación», entre otras.

    El ingeniero reafirmó además su postura de no definir hasta marzo su actuación de cara a los próximos comicios generales y confirmó que seguirá reuniéndose con representantes de la oposición a quienes prefirió « mantener en reserva».

    Morales, presidente del radicalismo, también aseguró que el encuentro que mantuvo Lavagna con Blumberg no necesariamente debe traducirse en un acuerdo electoral.
  • Dejá tu comentario