El Congreso ya sesionó más que en 2011 (pero a ritmo kirchnerista)

Política

Diputados y senadores respirarán aliviados el próximo 30 de noviembre. Acostumbrados a tener que responder por su poca actividad parlamentaria, este año podrán dar cuenta de largas jornadas de sesiones, que se caracterizarán por lo trascendental de los proyectos tratados. Sin embargo, un grupo de legisladores opositores se quejó de que pese al número de sesiones, en el Congreso "lo único que se mueven son los proyectos del oficialismo".

En lo que va de 2012, ambas Cámaras superaron la cantidad de encuentros celebrados en 2011. El Senado sesionó 15 veces -tres más que al año pasado, y Diputados lo hizo 13 veces, cinco más. A dos meses de concluirse el periodo de sesiones ordinarias, se espera aún más trabajo en el Congreso: entre los proyectos clave que faltan votar se encuentran el voto a partir de los 16 años, el Presupuesto de 2013 y la unificación de los Códigos Civil y Comercial.

La agitada agenda parlamentaria responde directamente a una cuestión numérica. El oficialismo recuperó la mayoría en ambas Cámaras en diciembre del año pasado y no dejó pasar la oportunidad de sancionar leyes fundamentales para la gestión y el trazado del camino electoral. En segundo plano, al no tratarse de un año electoral los legisladores debieron abocarse al trabajo parlamentario.

Entre las iniciativas más importantes que se sancionaron se cuentan la expropiación de YPF, la estatización de la ex imprenta Ciccone, el traspaso de fondos judiciales del Banco Ciudad al Nación y el pliego con la designación de Alejandra Gils Carbó al frente de la Procuraduría Nacional.

Todas estas iniciativas tienen un denominador común: son proyectos presentados por el Poder Ejecutivo o por legisladores del Frente para la Victoria, garantía de que serán tratados en comisión en el menor tiempo posible -20 días es el promedio- y sancionados casi inmediatamente.

El tratamiento exprés que reciben las iniciativas kirchneristas disparó las quejas de la oposición. Fuentes consultadas por ámbito.com coinciden en que "los únicos proyectos que se mueven son los del oficialismo".

El bloque radical que preside Juan Pedro Tunessi denunció días atrás que la UCR presentó 651 que aún no recibieron tratamiento y reclamó la constitución de comisiones acordadas como la Bicameral de la Ley de Seguridad Interior y la encargada de controlar la aplicación de la Ley de Medios.

El PRO y Proyecto Sur concuerdan con las denuncias radicales. Desde el bloque que comanda Fernando "Pino" Solanas pusieron como ejemplo la estatización de la ex imprenta Ciccone. "Presentamos el mismo proyecto en abril y ni lo pusieron en temario de comisión", afirmaron a este medio.

Desde el Frente para la Victoria prefirieron llamarse al silencio sobre las quejas. Confían en la mayoría que ostentan -algo de eso deslizó Cristina de Kirchner ante la Asamblea Anual de Naciones Unidas al indicar que someterá a consideración del Parlamento la decisión que surja de las negociaciones entre Argentina e Irán por el atentado a la AMIA- y las dificultados que eso implica para la oposición de marcar la agenda parlamentaria.

Dejá tu comentario