El macrismo abre tres ventanillas

Política

«¿Y ustedes creen que esto así puede andar?» El interrogante de Horacio Rodríguez Larreta, el principal operador de Mauricio Macri -ausente en EE.UU., sonó desconfiado. El bloque macrista de Juntos por Buenos Aires -una mezcla de partidos y dirigentes que se han mantenido fieles al macrismo-le acercó una propuesta que, a juicio de ellos, era «integradora, no deja a nadie afuera y preserva una alianza de partidos que será puesta a prueba en 2007». Buscan despejar la incertidumbre que vienen ganando a los principales accionistas de la alianza pro Macri.

La propuesta no es nueva y viene provocando desconfianza en Macri: que coexistan no dos, sino tres listas de candidatos a legisladores porteños con el vértice en sólo una de diputados nacionales encabezada por el presidente de Boca. Era una variante que habían venido rechazando tanto Macri como Ricardo López Murphy a través de sus negociadores Rodríguez Larreta y Eugenio Burzaco, por un lado, y Edgardo Srodek y Hugo Martini, por el otro.

• Listas propias

López Murphy también fue enterado de la propuesta aunque en realidad la respuesta más importante debe llegar desde el boquense. En esa hipotética solución, Recrear tendría su propia nómina porteña, lo mismo que los macristas puros de Compromiso por el Cambio (Festilindo), por un lado, y los mixturados de Juntos por Buenos Aires ( Nogaró), por el otro, preservando la convivencia de peronistas de distinta laya, moderados y, enfrentados al gobierno, con conservadores y jubilados. Después de todo hasta Cristian Ritondo desde su butaca en la Cámara de Diputados está de acuerdo.

Con algunas virtudes y defectos:
por un lado trasladará la responsabilidad del armado a cada uno de los grupos, mostrando tranquilidad en la imagen de superficie; pero al mismo tiempo habilitará -como si fuera una interna abierta-, el recuento del peso específico de cada sector. El argumento a favor es que los movilizará como difícilmente podría hacerlo una lista única liderada por Macri. En contra es que las alianzas por lo general enmascaranel poder electoral real de quienes las acuerdan.

Silvia Majdalani
, Santiago de Estrada, Dora Mouzo, Diego Santilli, Juan Carlos Lynch y Eduardo Lorenzo Borocotó son los escuderos que no son macristas puros como dicen ser los de Compromiso para el Cambio ni tampoco los de Recrear. Alguno de ellos fue tentado, y de hecho su nombre apareció como ya integrado a una lista conformada. Sus procedencias políticas son diversas e incluso, aseguran alguno de ellos de origen peronista, que su límite es precisamente López Murphy, a quien no le perdonan algunas actitudes, dicen, « extemporáneas», propias de cierto « gorilismo antiperonista», más propio de otros tiempos.

Por su parte, el neuquino
Jorge Sobisch defendió ayer su acuerdo con Macri. El mandatario neuquino consideró además como probable que los acuerdos para las elecciones presidenciales en 2007 involucren también a López Murphy: «Podemos estar los tres juntos», señaló. No mencionó ni la Capital Federal ni los comicios de fin de año; ¿será porque no será parte?

Dejá tu comentario