El PJ de Diputados, de nuevo inmanejable

Política

El bloque justicialista de la Cámara de Diputados está sufriendo una de sus divisiones más profundas. A las clásicas disputas de intereses entre duhaldistas y kirchneristas -con los independientes como árbitros y el «Barrio Chino» conspirando- se le suman ahora las diferencias por el destino de proyectos con diverso origen. Un ejemplo claro es la ley de creación de ENARSA. No todos los duhaldistas están en contra del proyecto, ni tampoco han recibido orden de su jefe político de aprobarlo cuanto antes. También están divididas las posiciones entre quienes rechazan la idea, siguiendo en esto a Roberto Lavagna, y los que la apoyan. Pero lo cierto es que el saldo da que ese proyecto se sigue demorando.

La sensación general, alejándose del tema particular de ENARSA, es que el peronismo de Diputados ha entrado en un peligroso proceso de apatía, que puede complicar, en el futuro, la sanción de leyes importantes a Néstor Kirchner. Los problemas pueden identificarse entre dos corrientes. Cansados del oficialismo, que responde mas allá incluso de las órdenes de la Casa Rosada, muchos diputados dejaron de colaborar y no participan de los debates en el bloque hartos de escuchar la diatriba kirchnerista a cada planteo de modificación que hacen sobre los proyectos del Ejecutivo.

Falta también, en la bancada PJ, un motor aglutinante -en parte esa función la cumple hoy Graciela Camaño, quien actúa de armadora de los temas que luego se debaten en el recinto-, que levante la moral de todos los subloques. Incluso algunos diputados sugieren la necesidad de levantar el perfil del bloque con una figura como Cristina Kirchner, famosa por su hiperactividad en el Congreso, que ayude a fijar cursos de acción y a perderle un poco el miedo enfermizo que existe a discrepar en algo con el presidente de la Nación.

En las reuniones de la bancada oficialista de estos días ya no se escuchan las protestas a gritos de otros tiempos, ni los planteos casi segregacionistas a que nos tuvo acostumbrados el peronismo de Diputados en los últimos 15 años.
Eso no significa que haya uniformidad de criterios, sino todo lo contrario.

El martes por la noche, por ejemplo, no se escucharon más que críticas a la forma en que se están manejando algunas comisiones estratégicas, que terminan frenando los proyectos que, luego, aparecen presentados y votados mas rápido en el Senado.

Los mayores palos se lo llevó allí
Carlos Snopek, presidente de la estratégica Presupuesto y Hacienda, una comisión que, según definen los duhaldistas, sigue siendo el filtro para todo proyecto que no gusta al Ejecutivo. Esa no sería una novedad, porque históricamente ha sucedido lo mismo. El problema es que ahora se frena todo, no hay posibilidad de consensuar cambios y, para colmo, el Senado les gana de mano a los diputados aprobando los mismos temas -en versión a gusto de la Cámara alta- cuando en Diputados se traban a propósito. Mientras la conducción del bloque utiliza a Presupuesto y Hacienda como dique de contención, otras comisiones se sienten discriminadas. Es el caso de Industria, a la que cada vez se giran menos expedientes.

• Modificaciones

En ese cuerpo, los bonaerenses Carlos Brown y Marina Cassese consiguieron modificar proyectos del Ejecutivo -como el caso de la «ley Techint» donde introdujeron cupo de promoción para las pymes-. El resultado que obtuvieron a ese tipo de rebeldía es que ahora los quiten del bolillero a la hora de girar los proyectos a comisiones.

En la discusión del bloque del martes por la noche, varios diputados pusieron como ejemplo el proyecto que fija un marco regulatorio para el mercado del gas licuado de petróleo, específicamente la distribución de precios del gas en garrafas.
En Diputados, se demoraron casi cinco meses en avanzar con algunos de los dos proyectos que presentaron los peronistas y, finalmente, el Senado avanzó y ya votó su propia iniciativa que ahora la Cámara baja se debe limitar a revisar.

Más grave es el caso del proyecto de
Hilda Chiche Duhalde estableciendo la pesificación de deudas de municipios. Esa iniciativa había salido de la Comisión de Asuntos Municipales -que preside Chiche y terminó convirtiéndose en el mayor reducto de resistencia duhaldista del Congreso- y ahora se frenó en Presupuesto y Hacienda, tal como pretendía Lavagna.

Dejá tu comentario