Enojo oficial por el nuevo cierre de puente

Política

Los conflictos ordenan las conductas porque cada actor trata de defenderse como puede: Botnia -la culpable mayor del entuerto que divide a argentinos y uruguayos- fue dura con dos gobiernos. El gobierno uruguayo es duro con la Argentina porque no desaloja a los ambientalistas que cierran los puentes. La administración Kirchner, por su lado, se endurece con los vecinos de Gualeguaychú. Desde Buenos Aires se redoblan las críticas por haber emprendido lo que creen los funcionarios es el camino más complicado. Kirchner, sin embargo, no está convencido de que deba ordenar que la Gendarmería libere los cruces a Uruguay. Los manifestantes son pocos, los enciende la defensa de un principio innegociable, pero el gobierno espera que se desgasten. Cree que sería peor, sin embargo, el escenario del que ha querido huir siempre y tiene costos altísimos: que los policías aparezcan reprimiendo a vecinos.

El gobierno nacional redobló ayer su rechazo por la decisión de los vecinos de Gualeguaychú de reinstalar por tiempo indeterminado los bloqueos en el puente fronterizo con Uruguay, en contra de la instalación de las papeleras en Fray Bentos, aunque aseguró que «no serán reprimidos».

«La Nación discrepa con los cortes de ruta, no está de acuerdo, pero el Presidente no evalúa desactivarlos por la fuerza», dijo el ministro del Interior, Aníbal Fernández.

Ayer, ante funcionarios del Gabinete que lo consultaron sobre cuál será la actitud que adoptará el gobierno nacional frente a los piquetes de Entre Ríos, Néstor Kirchner enfatizó que no tiene planeado el desalojo de la ruta mediante el accionar de fuerzas de seguridad.

Respecto al plebiscito propuesto por el gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, para reflejar la opinión de los entrerrianos respecto de los cortes de ruta, el ministro del Interior dijo que desconocía la iniciativa, pero que suponía que surgió porque el gobernador vio que «no puede estar in eternum con medidas de esta naturaleza».

Por su parte, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, advirtió que si la empresa Botnia no paraliza las obras de su planta en Fray Bentos, « definitivamente» no habrá reunión entre los presidentes Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez.

«Tengo un sabor raro, porque me están impidiendo conocer lo que va a pasar del otro lado del río», señaló el ministro, parafraseando al cantautor uruguayo Jorge Drexler, y calificó de «incomprensible» y «casi una burla» la decisión de la empresa.

  • Custodia

    La barricada sobre la Ruta Internacional 136 amaneció ayer custodiada por una veintena de efectivos de Gendarmería Nacional que tienen por función garantizar la seguridad en la zona de Arroyo Verde y alertar a los conductores sobre la medida de fuerza que llevan adelante los ambientalistas.

    Neri Romero, jefe del Escuadrón Gualeguaychú, le dijo a este diario que «debido a la difusión que está teniendo el tema el tránsito por la zona es menor». Sin embargo, advirtió que «el problema se verá la semana próxima cuando comience a aumentar el flujo de vehículos por la Semana Santa».

    Con todo, los automovilistas que intenten cruzar hacia las ciudades uruguayas de Paysandú o Salto, podrán optar por los otros dos puentes localizados a la altura de Colón y Concordia. Precisamente porque la Asamblea Ciudadana de Colón resolvió no sumarse por el momento a los bloqueos, aunque seguirán reuniéndose en la zona del puente General Artigas para definir la estrategia a futuro. Mientras que Concordia sigue resistiéndose argumentando drásticas consecuencias económicas para esa ciudad, una de las más pobres del país.

    «Colón no vuelve a cortar para dar una oportunidad a la solución del conflicto», explicó el dirigente Carlos Ceratti.

    La negativa de los colonenses fue celebrada por el jefe de Gabinete de Kirchner y por el gobernador Busti.

    «Quiero expresar mi alegría por esta decisión de la gente de Colón de no cortar la ruta, al interpretar que perjudica a la Argentina en su negociación con Uruguay y dejar paso así a las negociaciones del mundo diplomático», indicó Busti.

    En la misma vereda del gobernador se ubicó ayer la diputada nacional por el Frente para la Victoria, Blanca Osuna, que lamentó la reinstalación de los cortes de ruta porque «si bien es muy respetable la entidad y el número de integrantes que posee la asamblea, debe quedar en claro que no pueden interponerse a un ámbito de negociación entre dos países».
  • Dejá tu comentario