27 de febrero 2004 - 00:00

Forcejeos en Capital por nueva cúpula del Banco

Eduardo Hecker
Eduardo Hecker
Cuatro nuevos directores serán designados para el Banco Ciudad de Buenos Aires una vez que pasen la audiencia pública de rigor, para la cual uno de ellos ya resultó impugnado y podría rechazarse su candidatura. El grupo de legisladores que coordina Patricia Bullrich denunció en la Legislatura porteña a uno de los candidatos de quien asegura está involucrado en causas penales.

Esas acusaciones se presentan en la Junta de Etica de la Legislatura, que ya analizó las presentaciones.

La semana pasada asumió en el Ciudad el nuevo presidente, Eduardo Hecker, pero el directorio está incompleto a la vez que debe renovarse el plantel totalmente cuando asume un nuevo jefe de Gobierno. Por eso se cree que, de acuerdo con esa ley que impone el recambio con cada gestión, el propio Hecker debería hacer el trámite de asunción otra vez, porque actualmente sólo estaría reemplazando la vacante que dejó Roberto Feletti cuando asumió como secretario de Infraestructura de la Capital Federal.

• Audiencia pública

La semana próxima, el 8 de marzo, se realizará la audiencia pública para someter a examen a cuatro aspirantes a las vocalías. Como señala la norma para estos casos, las propuestas las hace el Ejecutivo, pero el reparto político también integra esas mociones.

Aníbal Ibarra
elevó los pliegos de dos de los actuales directores para que renueven sus cargos. Uno es el de Elba Castaño, quien en su momento había sido propuesta por Feletti, que la conocía de su paso por el Banco Central. El otro es el de Pablo Maggioli, un ex frepasista que participó en las campañas de Ibarra.

Aunque al estar ya ocupando el cargo se supone que
Maggioli no tendría problemas con su pliego, en la comisión se presentó una impugnación de un particular que lo considera no apto para el puesto. Los legisladores de Etica desestimaron esa apreciación, justamente porque ya Maggioli ha tenido el visto bueno del Central para ocupar el puesto, y se estima que la entidad lo volverá a admitir.

• Impugnación

El problema surgió en la Comisión de Etica con los candidatos de la oposición a Ibarra, el partido Compromiso para el Cambio. Uno de los nominados es Néstor Grindetti, un empresario de informática quien habría sido secretario de Hacienda de haber ganado su partido las elecciones porteñas.

El segundo es
Gustavo Grasso, un ingeniero quien fue el único en recibir una impugnación que sí fue admitida (aunque aún no tiene dictamen) por la Junta de Etica que preside Juan Carlos Lynch, integrante de un bloque aliado a Compromiso para el Cambio.

La impugnación la presentó la Asociación Civil Centro de Estudios Sociales Ahora Argentina, que coordina la ex candidata a jefa de Gobierno
Patricia Bullrich, que se manifestó en contra de la designación de Grasso -a pesar de que el postulante estuvo en las filas de la ex ministra hasta que pasó a Compromiso por el Cambio-como director del Banco Ciudad «ya que el mismo incurre en una declaración jurada contradictoria al manifestar que no tiene causa judicial en la que se encuentra imputado, procesado o condenado, pero al mismo tiempo denuncia que ha prestado declaración indagatoria con fecha 18 de diciembre de 2003». Según la entidad que formula la impugnación «la declaración indagatoria es una medida procesal que se ordena respecto de imputados en causas penales, razón por la cual la declaración jurada deviene errónea».

• Presunto delito

En la Junta no emitieron dictamen al respecto pero coincidieron en que tendrán que informarse más a fondo sobre la causa en el momento mismo de la audiencia pública.

La entidad que impugna asegura que en la causa se investiga un presunto delito comercial. Esa situación la conocía el partido Compromiso para el Cambio, pero decidieron proponer igual a
Grasso ya que no se encuentra procesado. La causa se habría iniciado a partir de la venta de una empresa informática de Grasso a una firma extranjera, pero además estaría comprometido en otra causa -no procesado-por administración fraudulenta, remitida a los tiempos del « corralito» financiero.

Dejá tu comentario

Te puede interesar