Gamaleya estira el plazo entre dosis de Sputnik (ANMAT clave)

Política

La segunda dosis de la Sputnik V contra el coronavirus puede darse tres meses después de la primera -en lugar de los 21 días que es el intervalo mínimo aprobado- sin que influya en “la intensidad de la respuesta inmune inducida”. Lo comunicó ayer el Centro de Investigación Gamaleya, una estrategia que ya fue adoptada en Argentina desde marzo y que el comunicado de Moscú tomó como antecedente. De hecho el Fondo de Inversión Directa solo citó los informes de la ANMAT como antecedente para declarar la posibilidad de alargar plazos entre la primera y la segunda dosis de su vacuna.

“Con respecto a la vacuna Sputnik V (...) consideramos posible incrementar el intervalo mínimo entre la aplicación del primer y segundo componente de la vacuna de los 21 días previamente aprobados hasta 3 meses”, aseguró Alexander Gintsburg, director del Gamaleya, desarrollador de la vacuna en un comunicado difundido por el centro de investigación.

Y añadió que “este incremento del intervalo no influirá en la intensidad de la respuesta inmune inducida por nuestra vacuna, y en algunos casos la aumentará y prolongará”.

Entre los argumentos, Gintsburg también destacó que “como desarrolladores de vacunas, también apoyamos lo expresado anteriormente y de forma independiente por reconocidos reguladores del ámbito sanitario”, y mencionó el caso de Argentina, que desde marzo anunció la estrategia de diferir la segunda dosis para alcanzar a más personas con alguna cobertura. Así, por ahora, solo se cita al organismo argentino dentro de los aportantes de información.

“Hemos llegado a esta conclusión basándonos en la experiencia del uso de vacunas basadas en una plataforma idéntica de adenovirus, así como, lo más importante, en las exitosas campañas de vacunación masiva de la población en Rusia y en un gran número de países extranjeros. Nosotros, como desarrolladores de vacunas, también apoyamos lo expresado anteriormente y de forma independiente por reconocidos reguladores del ámbito sanitario -tales como la ANMAT de Argentina- sobre la extensión del intervalo de administración de las vacunas”, dice textualmente el comunicado de Gamaleya.

“También consideramos que, dada la extremadamente alta demanda de la vacuna entre la población, esta decisión acelerará significativamente la inmunización de la población. Consideramos que cada regulador nacional puede decidir de forma independiente si mantener el intervalo entre inyecciones en 21 días o extenderlo hasta 3 meses”, se insiste.

La posibilidad de demorar la segunda dosis en el caso de Sputnik V es clave para la espera de nuevos cargamentos, en especial para la Argentina. De hecho esta semana el Fondo de Inversión Directa anunció el desarrollo final de la Sputnik Light, la nueva versión de la vacuna que consta de una sola dosis y que, aunque provee menor nivel de cobertura, es aplicable en forma masiva y mas rápida.

Dejá tu comentario