Gobierno afloja el corset salarial para mantener la armonía con los gremios

Política

La Bancaria podrá revisar la semana que viene el acuerdo que preveía una renegociación recién en agosto.

La Asociación Bancaria revisará su paritaria la semana que viene, dos meses antes de lo previsto, en lo que representa un reconocimiento implícito del Gobierno de que la inflación superó las previsiones de la primera mitad del año y también la pauta salarial ideada por el equipo económico. El Ministerio de Trabajo citó para el lunes que viene al gremio que encabeza Sergio Palazzo y a las cámaras que agrupan a los bancos para ajustar el acuerdo pactado en febrero pasado, que contemplaba un aumento de 29% en tres etapas y con dos instancias de revisión este año.

El acuerdo de La Bancaria se había transformado en la primera paritaria testigo del intento del Ejecutivo por establecer un acuerdo de precios y salarios que pudiese armonizar ambas variables en torno del 29% de inflación plasmado en el Presupuesto 2021. Ayer el sindicato comunicó que había arribado a un principio de acuerdo para adelantar al lunes que viene la primera de las revisiones del convenio, prevista originalmente para septiembre. La contraparte patronal de la paritaria la conforman las cámaras Adeba (banca nacional privada), Abappra (bancos públicos y cooperativos), ABA (entidades financieras de capitales extranjeros) y ABE (banca especializada).

Campaña

La señal a favor del gremio de Palazzo adquiere especial relevancia si se tiene en cuenta que se trata de uno de los gremialistas más cercanos a Alberto Fernández y a Cristina de Kirchner. El sindicalista fue anfitrión de varios de los actos más significativos de la campaña del Frente de Todos y logró ubicar a dirigentes de su línea en las listas del actual oficialismo. Por tratarse del primer sindicato en firmar en línea con la pauta oficial el mensaje se extiende, implícitamente, a todas las organizaciones que firmaron en los primeros meses del año ajustes salariales inferiores al 40 por ciento.

Además, con una inflación acumulada hasta abril de 17,6% y dos cuotas ya aplicadas sobre el salario de los bancarios por un total de 23%, la revisión se concretará cuando el poder adquisitivo del personal todavía se encuentra a salvo. En La Bancaria evitaron dar un anticipo de cuál será el ajuste adicional que pedirán pero el objetivo, a priori, será acelerar para lo inmediato la suba restante de 6% pautada inicialmente para agosto y pactar un adicional “para movilidad en pandemia”, deslizaron los negociadores.

El anticipo de la primera instancia de rediscusión fue anunciado junto con otros puntos de entendimiento del gremio con las cámaras: entre ellos, la actualización de los protocolos sanitarios vigentes en las entidades y la constitución de un Comité Mixto de Salud, Seguridad e Higiene del Trabajo Central para monitorear la crisis del coronavirus. Además reveló que Abappra “ratificó su compromiso para coadyuvar en la adquisición de vacunas para bancarias y bancarios” y les pidió la misma manifestación de voluntad al resto de las entidades. También hizo saber que mañana se reunirá el capítulo de la paritaria sectorial destinado a “adecuar la ley de Teletrabajo” a la actividad.

Comienzo

Junto a los bancarios otros sindicatos aprontan sus discusiones paritarias en estos casos con reclamos de arranque superiores al 40 por ciento. Entre ellos figuran Sanidad, la organización que lideran Héctor Daer y Carlos West Ocampo, que esta misma semana analiza dar comienzo con medidas de fuerza ante la respuesta negativa de las clínicas y sanatorios a ofertar una suba salarial para lo que resta del año y la primera parte de 2022.

La organización logró con la paritaria que arrancó en 2020 empatar con la inflación con sucesivas revisiones pero desde que venció la escala salarial las cámaras patronales respondieron que no estaban en condiciones de dar aumento alguno. La negociación de Sanidad involucra, cada año, al Gobierno nacional como facilitador de recursos a los centros asistenciales vía el PAMI y a las prepagas que también los contratan, las cuales a su vez tienen sus tarifas reguladas por el Estado.

Esta semana también se formalizará la primera reunión entre el gremio de Camioneros y las tres cámaras empresarias de los transportistas de cargas (Fadeeac, Faetyl y Catac) con el aviso de que el pedido de aumento salarial para los choferes estará entre 45 y 50 por ciento. La organización que lideran Hugo y Pablo Moyano viene de perder seis puntos porcentuales entre el 30% pactado el año pasado y la inflación de 2020 y mucho más contra la suba interanual de la canasta básica, del orden del 46 por ciento en abril.

Dejá tu comentario