Hay otros números que preocupan en la Rosada

Política

• Aunque el Presidente parece dispuesto a confrontar con cada uno de los que lo critican, tarea en la que se empeñó en los últimos 15 días, hay un interrogante sobre la respuesta -o la conveniencia de hacerlo- a dos nuevos jugadores del tablero electoral: Domingo Cavallo y Moria Casán. El ex ministro de Economía, quizá para desmentir que él era un candidato funcional al oficialismo para dispersar los votantes de Mauricio Macri, ayer (ver Contratapa) no sólo atacó la política económica, sino que cuestionó el rumbo de Néstor Kirchner y se lanzó sobre un tema que permanece tabú: la investigación de los fondos de Santa Cruz, monto que para Cavallo es distinto de lo que se ha dicho, y cuya repatriación ha sido prometida en distintas oportunidades y nunca se cumple (al margen de no conocerse los movimientos, récords bancarios, ni los intereses percibidos por esas inversiones). Conviene señalar que un hombre allegado a la administración de Cavallo en los '90, en el tema privatizaciones, justamente reconoció ante un juez que él había sido contratado para gestionar esos fondos en el exterior (Alfredo Mc Laughlin).

Si Néstor Kirchner hoy duda en responderle a Cavallo, a más de dos meses de las elecciones, también en el mismo aprieto se encuentra frentea la candidata menemista Moria Casán, la que no ha temido proclamarse devota de los '90 y acusar a Kirchner de hurgar, como cartonero, en ataúdes y basura. También, aunque compite en otro distrito, se lanzó contra Cristina de Kirchner (dijo que la primera dama reciclaba en la provincia a Herminio Iglesias). Por mucho menos, el mandatario cuestionó duramente a Hilda Chiche Duhalde -interesada, según su vocero, Juan José Alvarez, en apropiarse de los votos del sector militar-, pero en el caso de la vedette venida a política no se decide a afrontar el desafío. Por lo tanto, hay dos aspirantes que por ahora no reciben réplicas.

Resulta extraño, por ahora, que un gobierno habituado a movilizar la circulación de encuestas -sobre todo favorables-, con equipos contratados ad hoc, no ha dejado trascender ningún número sobre sus candidatos en la provincia de Buenos Aires ni en Capital Federal. Para muchos, el lanzamiento de Cristina de Kirchner era una oportunidad para conocer sondeos. Inexplicablemente, sin embargo, éstos no se han divulgado, razón por la cual hay cierta incógnita debido a que sólo se han conocido informes de sociólogos cercanos a Duhalde.

Otra extrañeza en la ya abierta campaña -Kirchner mismo, ayer, sostuvo que él está en campaña desde que asumió como presidente- es que pese a ciertas reservas que continuamente exige la primera dama (quiere que la llamen por su apellido de soltera, denuncia a otras mujeres que hacen portación del apellido de sus maridos), no ha sido ella quien le replique a sus iniciales adversarios en la provincia, sea Chiche o Ricardo López Murphy. Tal vez sea una estrategia de campaña, ya que tampoco ella habla demasiado sobre sus iniciativas y se reserva para mínimos actos, pero lo cierto es que en su propia defensa hubo de apelar a su marido, contrariando la defensa del género que hace con habitualidad. Hay quienes sospechan que pronto Kirchner cambiará de objetivo y, en lugar de seguir chuceando a Duhalde y Cía., atacará a López Murphy: parece que se registra una tendencia en la provincia, por la cual el voto «útil» (Chiche o «la señora Hilda», como empiezan a llamarla) consigue hoy más adhesiones que el voto «testimonial» ( Recrear). Y ese fenómeno -de ser cierto- no le interesa al gobierno.


• Si bien se discurre sobre la continuidad o no de Roberto Lavagna en Economía luego de los comicios del 23 de octubre, cuestión que algunos consideran improbable ya que Kirchner querrá hacerlo cargo de las nuevas tarifas y de ciertos recortes al gasto público que parecen inevitables -una muestra no deseada fue el anuncio precipitado de que no se aumentará a los jubilados-, hay otra corriente que insiste en la remoción del economista. Arguyen, como ya se dijo, que el Presidente ha pensado en una figura semejante a la de Adalbert Krieger Vasena (por aquellos contactos internacionales que le reconocían, aparte de mantener un dólar alto), y otros aseguran que para el presunto reemplazo hoy ha pedido sugerencias de nombres sobre empresarios que reúnan una serie de condiciones técnicas, complementarias a su actividad, más o menos como en otras oportunidades pensaron otras figuras del peronismo del interior (caso Bunge & Born, por ejemplo). El eterno perfil de quien puede tener capacidad para la producción y el empleo.

Tan complicado y atareado se encuentra el Presidente con la campaña política en los distritos bonaerense y capitalino (hace 48 horas dedicó una jornada completa a esa experiencia) que, como se sabe, decidió posponer hasta la visita de figuras internacionales (presidentes de Portugal y de Sudáfrica). Ahora, al parecer, también habría ordenado cancelar un encuentro que estaba previsto con el ex ministro español Carlos Solchaga, el empresario mexicano Carlos Slim y su principal asesor, el ex jefe de Estado Felipe González.

Seguramente, desde Presidencia se optó por la misma excusa que con otros mandatarios extranjeros; además, el tema a tratar eran las tarifas telefónicas (para nuevas y viejas inversiones), en el cual el trío por distintas razones está involucrado.

Dejá tu comentario