Larreta aplaca furia con la renuncia de Ocampo

Política

Le aceptó la dimisión tras los desmanes del sábado. Lo reemplazará el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, y se mantiene todo el resto del plantel del Ministerio de Justicia y Seguridad. Macri ayer también responsabilizó a la Policía de la Ciudad.

“Decidí aceptar la renuncia de Martín Ocampo, para evitar el desgaste del equipo, el desgaste de Martín, sino sería peor con el correr de los días”, les dijo Horacio Rodríguez Larreta a sus ministros para anunciarles formalmente el cambio de gabinete. Tardó 48 horas en aceptarle la renuncia al ahora extitular de Seguridad y Justicia. Lo reemplazará el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli.

Una paradoja: casi un River-Boca, ya que el nuevo titular de Seguridad es un activo adherente a River -no solo porque su padre fue presidente del club- mientras que Ocampo, si bien Boca no es el club de sus amores, tiene vínculos políticos y familiares con Daniel Angelici, padrino de uno de sus hijos y jefe de un grupo de radicales PRO que integra el renunciante.

Como sea, tras el bochorno del operativo de seguridad del sábado ante el partido por la Copa Libertadores, ayer se refirió el propio Mauricio Macri al tema. Dijo, al igual que lo había hecho Larreta el día anterior, que la responsabilidad era de la Ciudad. Un remate que venía mortificando al jefe de Gobierno, quien insistirá en hacer de la seguridad su eje de campaña por la reelección.Para algunos funcionarios porteños, más allegados al mandatario, inclusive esa responsabilidad por “fallas” en el operativo no apuntaba en ningún momento a Patricia Bullrich.

Entonces Larreta decidió aceptar la renuncia del ministro para evitar males mayores. Después de todo, la responsabilidad política le cabía, más allá de las averiguaciones de quién olvidó poner una valla para frenar los desmanes del sábado.Ocampo es abogado especialista en Derecho Administrativo, se desempeñaba como fiscal general de la Ciudad y fue legislador porteño.Para su despedida, el jefe de Gobierno convocó a una reunión de Gabinete después de difundir la renuncia de Ocampo y el reemplazo por Santilli.

No hubo asistencia perfecta pero estuvo el propio Ocampo, quien se despidió del Gabinete y dijo que “yo asumo la responsabilidad”. Les dijo además que se tomará unos días para definir cuándo regresa al cargo de fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires, en el que tiene licencia actualmente y cuenta con mandato hasta 2021.Después, el jefe de Gobierno dio una conferencia de prensa junto a su vice, quien delegará tareas de su función en Matías López, uno de los funcionarios de su núcleo, como lo es también Bruno Screnci o el legislador porteño, titular del bloque oficialista, Agustín Forchieri, entre otros.Larreta dijo que la designación de Santilli era, “es un gesto de continuidad” y ponderó la gestión de Ocampo con los agradecimientos de rigor.

“Mostrando el compromiso de este Gobierno con la política de seguridad es que el máximo responsable político del Gobierno después de mí es que el vicejefe Diego Santilli va a asumir el cargo en el Ministerio de Seguridad”, anunció el jefe porteño ante la TV y confirmó que “todo lo que hace a las tareas que tenía la vicejefatura de Gobierno van a quedar a cargo de la Secretaría de Desarrollo Ciudadano, a cargo de Matías López”.“Esto demuestra la voluntad política de mejorar la seguridad de la Ciudad. Es un gesto de continuidad del equipo que tenemos que estar llevando adelante el plan integral de seguridad”, remarcó.

Así, buscó el mandatario aplacar el fuego y en otro sentido dio tranquilidad en cuanto a la participación de la Ciudad en los operativos por el G-20 que se desplegarán esta semana, mencionando que en las reuniones de coordinación participó Santilli. También acudieron, entre otros, el ministro de Ambiente, Eduardo Macchiavelli.

“No tengo ninguna duda de que los hechos del día sábado están relacionados al episodio del viernes, donde se hizo un allanamiento y se encontraron dinero y entradas en manos de la barrabrava de River”, insitió Larreta y reconoció que le parece “muy buena la decisión que anunció el presidente de la Nación, Mauricio Macri, de insistir en Extraordinarias con la ley contra las barrabravas, mafias que están enquistadas en el fútbol argentino hace más de 50 años” (ver nota aparte).“Tenemos que dar pelea para erradicarlas del fútbol, y para eso necesitamos también el apoyo de la Justicia”, dijo finalmente el jefe de Gobierno.

Dejá tu comentario