Larreta-Bullrich, en encuentro para aliviar tensión por candidatura

Política

El jefe porteño y la titular del PRO, en duro diálogo por elección porteña. Buscarán evitar PASO. María Eugenia Vidal define.

El jefe de Gobierno y Patricia Bullrich se encontraron ayer a la mañana en el Centro Cultural Recoleta con la idea de resolver cuestiones técnicas partidarias, pero la charla derivó en el problema principal que los mantiene en alta tensión y sin disimulo, al menos por parte de la exministra de Mauricio Macri: las elecciones porteñas.

La reunión fue “dura”, según allegados a la presidenta del PRO y en rigor no avanzaron en resolver la cuestión. Bullrich está decidida a ser la primera candidata a diputada nacional por la Ciudad de Buenos Aires en la papeleta de Juntos por el Cambio. El jefe porteño prefiere otro perfil para retener votantes, como María Eugenia Vidal, quien no definió si decidirá competir por el distrito.

“Vos partís de la base de que María Eugenia es mi candidata y ella no es mi candidata, ella decide por sí misma y todavía no decidió, lo único que decidió es que no va a ser candidata por la Provincia de Buenos Aires”, le dijo Horacio Rodríguez Larreta a Bullrich.

Como suele remarcar, el jefe de Gobierno también le repitió que la lista la tiene que encabezar “el que mida mejor”. Para Bullrich, las encuestas no son una solución, le espetó que “si fuera por eso, no te habríamos apoyado contra Gabriela Michetti”. Un activo participante de aquella contienda, sin embargo explicó que “no fue así, Gabriela tenía un piso alto pero un techo bajo, a diferencia de Horacio, lo cual quedó demostrado”, explicó en relación con la interna por la candidatura a la jefatura de Gobierno.

El diálogo inclusive lo presenciaron Gerardo Milman, exsecretario de Seguridad de Nación, quien acompañó a Bullrich y Eduardo Macchiavelli, secretario de Ambiente porteño, quien concurrió con Larreta.

Del lado del larretismo aseguran que Bullrich tiene un techo de intención de votos menor que el de María Eugenia Vidal. “Son 10 puntos de diferencia -explicaron a este diario- lo que equivale a tres legisladores”. Pero Bullrich no quiere guiarse por encuestas, dice que no siempre son certeras y que también hay algunas en las que le gana a Vidal. Bullrich le repitió a Larreta que Vidal debería quedarse en la Provincia de Buenos Aires, que “si viene a competir acá, tendrá que dar una explicación”. Reniega de su protagonismo en pandemia “mientras Vidal estaba en su casa”.

Desde el larretismo observan, sin embargo, que la imagen de la exgobernadora subió tras su vuelta a la escena política.

Por otra parte, Bullrich no quiere ir a una interna, dice que “es una locura”, un punto en el que sí coincide con el jefe de Gobierno, pero a la vez la exministra desafía: “Yo no me bajo, si va María Eugenia, voy a la interna”.

Entonces, los socios y a la vez rivales, avanzaron un casillero en tratar de lograr una solución: buscarán alternativas para no competir en una PASO, que creen no es una imagen oportuna en tiempos de pandemia. Faltan 50 días para la presentación de las listas, un lapso que puede agilizar la creatividad para encontrar ese método alternativo para definir a quién le corresponde encabezar la lista electoral de Juntos por el Cambio en la Ciudad.

Otro punto en el que, de alguna manera, coincidieron fue cuando Larreta le plateó a Bullrich la necesidad de que baje la intensidad de sus alocuciones y especialmente que lo haga en las apariciones públicas. Bullrich ha sido crítica con el jefe de Gobierno, incomodándolo, inclusive, con cuestiones en las que no parece que debiera entrometerse, como el manejo de la pandemia en la Ciudad de Buenos Aires.

Así, debe definir Vidal. Si la exfuncionaria acepta encabezar la lista a diputados nacionales, Bullrich la desafiará en las PASO, pero si decide dejar pasar el turno, no hay plan B por el momento. Se habla de candidatos como Fernán Quirós (le pone fuerte resistencia a esa posibilidad) o de Soledad Acuña, de quien mencionan que “es poco conocida pero tiene buena imagen”.

Quedaron pendientes, en la mesa del encuentro de ayer, las cuestiones partidarias, pero por ahora no hay cita para otra conversación.

Dejá tu comentario