Guiño a Moyano: Gobierno le valida gremio en tierra hostil

Política

El ministro de Trabajo firmó la inscripción de un sindicato de Camioneros nuevo, rival al que ya funciona en Santa Fe que es opositor al exjefe de la CGT.

El Gobierno envió ayer una señal de concordia a Hugo Moyano, que hasta ahora había puesto distancia de la administración de Alberto Fernández, con el reconocimiento legal de un nuevo sindicato de Camioneros en Santa Fe, una provincia hostil a su liderazgo nacional. Lo hizo una semana después de una reunión que el dirigente mantuvo con el ministro de Trabajo, Claudio Moroni. La medida promete causar controversia en el sindicalismo tradicional por entrar en contradicción con el modelo de organización gremial referenciado en la CGT.

La resolución 3 del Ministerio de Trabajo, publicada ayer en el Boletín Oficial, le otorga la inscripción al sindicato de Choferes de Camiones, Obreros y empleados de Transporte de Cargas y Logística de la provincia de Santa Fe, un gremio surgido a instancias de la Federación nacional que lidera Moyano para rivalizar con la actual organización de choferes de la provincia que lidera Sergio Aladio. El sindicato de Aladio se escindió hace años de la estructura nacional y resistió una intervención ordenada por el exjefe de la CGT.

La medida de ayer de concesión de la inscripción gremial representa un reconocimiento formal obligatorio por parte del Estado, según la Constitución, pero de menor jerarquía que la personería, el instrumento jurídico que le otorga a un sindicato plenas potestades para la representación colectiva de trabajadores en las negociaciones salariales, convencionales y en los conflictos. La apuesta del nuevo gremio es afiliar a la mayor cantidad de choferes que en la actualidad están amparados por el Sindicato de Conductores de Camiones Obreros y Empleados del Transporte Automotor de Cargas Logística y Servicios de la Provincia de Santa Fe, de Aladio.

La inscripción es fruto de los compromisos que asumió el ministro Moroni en un almuerzo al que fue invitado por Moyano el 31 de diciembre junto con la plana mayor del gremio en la sede de la organización. El funcionario, que acudió al encuentro a pedido de Alberto Fernández y luego de varias declaraciones del dirigente críticas de algunos nombramientos en el Gabinete nacional, tuvo así su primer encuentro con Moyano tras haber participado de reuniones con la CGT desde su asunción.

Los camioneros desde entonces dejaron sin efecto una movilización que tenían previsto realizar dos días después y aguardaban la novedad por parte de la cartera laboral junto con el avance de otros planteos como los relacionados con el futuro de la empresa postal OCA, el mayor empleador individual del sindicato en la actualidad sujeto a una intervención judicial por su proceso de quiebra. Antes de la actual distensión el vínculo con el Ejecutivo parecía cruzado por el malestar de Moyano una vez que quedó afuera del Gabinete el abogado Guillermo López del Punta, para quien el gremialista había pedido un puesto destacado en el Ministerio de Transporte.

La ruptura en Camioneros entre Santa Fe y Moyano se remonta a 2014, cuando un enfrentamiento entre dos facciones del gremio durante una asamblea derivó en una balacera y en el asesinato del afiliado Nicolás Savani. El entonces líder provincial, Marcelo Dainotto, quedó debilitado y sujeto a investigaciones hasta que en 2016 se impuso en elecciones una lista única, opositora, encabezada por Aladio que se desafilió de la Federación que comanda Moyano. El jefe provincial resistió, incluso, dos intervenciones que ordenó la conducción nacional.

El nuevo sindicato rival del establecido tiene como principal referente a Juan Chulich, un opositor a Aladio que fue expulsado del gremio en Santa Fe y no pudo participar en elecciones y que desde 2017 pedía su reconocimiento legal. “Esta inscripción es un claro gesto de libertad sindical y nos permitirá afiliarnos directo a la Federación nacional y recibir aportes en lugar de derivarlos a una conducción que no nos representa”, le dijo ayer Chulich a este diario.

La seccional Santa Fe de Camioneros es una de las de mayor importancia del gremio nacional por contar con unos 25 mil afiliados y desplegarse en un sector estratégico como el transporte de granos. Tuvo otro antecedente criminal con el asesinato en 2007 del entonces líder provincial y tesorero de la Federación nacional, Abel Beroiz.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario