9 de noviembre 2005 - 00:00

Kirchnerismo, receso político

Felipe Solá
Felipe Solá
Néstor Kirchner ordenó a los suyos postergar cualquier movimiento político para el próximo año. El Presidente advirtió que no es el momento oportuno para mostrar al gobierno -a sus funcionarios y legisladores- embretado en disputas domésticas.

El mensaje, que se difundió en las últimas horas de boca en boca y llegó a los diferentes niveles del kirchnerismo, indica que la prioridad es «dedicarse en la gestión». La regla vale tanto para el gobierno nacional como para las provincias y los municipios.

• Maniobras paralizadas

Con eso, congeló de inmediato maniobras -unas públicas, otras privadas- en gestación. Por caso, el lanzamiento del Movimiento Evita, ensamble de kirchneristas de izquierda que planeaban un show nacional debut para noviembre. Ese acto, que sería en el Luna Park, se suspendió y anoche se acabó otra reunión en Capital Federal.

Pero sobre todo, Kirchner busca postergar -o, al menos, silenciar- los forcejeos dentro del Frente para la Victoria (FpV). Sintió el Presidente un primer cimbronazo: la disputa entre kirchneristas en Diputados pone en riesgo la sanción de leyes que el gobierno necesita como el agua.

Pero el epicentro de las tensiones es la provincia de Buenos Aires. Allí el FpV se conformó con dos bloques: el felipismo que aportó
Solá y los kirchneristas, algunos históricos y otros neo, surgidos de las entrañas de un duhaldismo que era todopodoreso.

Esa pulseada está latente porque estos últimos se rehúsan a reconocer a
Solá como su conductor y admiten como únicojefe a Kirchner. Con esa óptica, entienden que el triunfo bonaerense no es sólo del gobernador y por lo tanto hay que compartir la victoria.

• Opción

¿Qué significa? Sencillo: que Solá abra su gabinete y coparticipe su gobierno con sectores del kirchnerismo. De allí surgió la opción de que Julio Pereyra, intendente de Varela, recale en el Ministerio de Gobierno, si Florencio Randazzo salta a un despacho nacional. Si de Solá depende, Pereyra no ocuparáese sillón. Si, en cambio, hay un pedido expreso de Kirchner, la situación será otra. De todos modos, en La Plata dan por hecho que el Presidente no intervendrá en el diseño del futuro gabinete bonaerense.

Dejá tu comentario

Te puede interesar