16 de abril 2013 - 23:28

"Lanata quería una ficción y se la dí"

Leonardo Fariña en el programa de televisión Intrusos.
Leonardo Fariña en el programa de televisión Intrusos.
"(Jorge) Lanata como otros periodistas me usaron de fusible, con situaciones mías infundadas, siempre vinculadas a (Lázaro) Báez, para voltear a Báez, y con eso voltear al Gobierno". Leonardo Fariña negó ahora los vínculos del empresario riogalleguense grabado con el lavado de dinero y aseguró que la cámara oculta del programa Periodismo Para Todos fue una "ficción guionada".

"Tanto la primera como al segunda cámara, yo sabía que me estaba grabando. En la primera presumían, en la segunda sabía que me estaba grabando", dijo Fariña en una entrevista con Intrusos.

"Lanata y la corporación querían ficción, yo le di ficción, todo lo que yo dije fue toda la ficción que él quería escuchar, fue guionada", remarcó.

El joven empresario reveló que se ofreció para realizar las entrevistas en Off the record para "limpiar" su imagen. "Quiso presentar que el testimonio de Fariña y de Federico Elaskar es la prueba de que el kirchnerismo lava dinero y de la corrupción", aseguró, y agregó: "Yo cagué a Lanata. Invertí la carga de la prueba. Como no va a poder comprobar un carajo de lo que dije, voy a lavar mi imagen".

En la entrevista, Fariña explicó que conoció a Báez cuando trabajaba para un banco privado. "Trabajaba en una empresa que me dedicaba a vender créditos de leasing, que manejaba un banco. Entre todos los proveedores aparece una empresa de camiones, que nada tiene que ver con Moyano. El banco tenía de cliente a Austral construcciones, que necesita una renovación de bienes de capital, de 20 o 25 camiones", detalló.

Y continúa: "La empresa me paga el pasaje a Río Gallegos y me reuní con Martín Báez y me contó todo. Le dije que es difícil que un banco privado tome de garantía un certificado de obra financiado por la Nación. Le propongo utilizar al Banco Nación o uno del Estado, y ahí le propuse armar un fideicomiso, auditado por Nación Fideicomisos".

"Cuando llegué a Gallegos no sabía lo que era Austral construcciones. En el proceso surgen otras actividades, como auditorías en otras partes de la empresa y Lázaro confía en mí", prosiguió.

"Baéz era un groso, es como que te digan que te vas a sentar en la mesa con (Lionel) Messi. Indirectamente no cobré por estar con él, alguna que otra regalía como viajes en avión. El mejor cobro de Báez fue que me abrió influencias. El vínculo se cortó en buenos términos", completó.

"Dice que yo manejé 60 millones de dólares o 55 millones de euros, pero yo no le di nada, que lo pruebe. Tiene que probar que yo manejaba valijas con dinero", desafió.

"Me pongo a disposición de la Justicia. Si me llama la justicia voy a ir", advirtió y dijo que "no le importa" si la opinión pública le "creen o no". "Cuando tengan que probar esto no lo van a poder hacer", aseveró.

"De Báez no tengo un carajo malo que decir. Le pido disculpas al señor Lázaro Báez porque lo metí en esto. Pido disculpas a las personas que tuve que nombrar para que me den bola", enfatizó.

Sobre la vinculación a la familia Kirchner, afirmó: "Conocí a Néstor Kirchner por medio de Báez, comí un asado y jugué un partido de fútbol. Nunca en mi vida manejé plata de Máximo Kirchner, nunca lo vi. Nunca fui un testaferro de Báez, ni por carácter transitivo de Néstor Kirchner".

"No me interesa voltear a Lanata, pero creo que armó una cámara oculta para cagarme a mí. Sé que soy parte de una guerra (entre Clarín y el Gobierno). Le puse el anzuelo y mordió", aseveró Fariña. "Nunca manejé un bolso con 55 millones de euros", sentenció.

Al rectificar todos sus dichos sobre maniobras para fugar divisas, el contador platense dijo: "Le pido disculpas a Lázaro Báez, a la investidura de la Presidente y al expresidente Néstor Kirchner".

Dejá tu comentario

Te puede interesar