Lanzaron ayer alianza Macri y López Murphy

Política

Ricardo López Murphy y Mauricio Macri desafiaron la paz del feriado de ayer para presentarse en un local del barrio de Barracas juntos por primera vez en público y anunciando que caminarán unidos hacia las urnas en octubre. Los nuevos aliados se rodearon de cerca de un millar de militantes de los distritos adonde encabezarán las listas como candidatos a senador-(López Murphy en Buenos Aires) y a diputado (Macri en Capital). El arco de apoyos es una multipartidaria en la que se anotan radicales, peronistas, centristas y conservadores en un intento de transversalidad moderada que buscará mejor suerte que la otra transversalidad que le fracasó al gobierno.

López Murphy -titular de Recrear- y Mauricio Macri -titular de Compromiso para el Cambio- presentaron ayer su alianza electoral para el cuarto oscuro de octubre al que llegarán como candidatos a senador por la provincia de Buenos Aires y a diputado nacional por la Capital Federal, respectivamente. Los dos designados hicieron el anuncio de ese polo opositor al oficialismo, ante un centenar de dirigentes, legisladores y técnicos de sus respectivos partidos políticos y una sorpresiva hinchada de bonaerenses que llegaron con bombos y comparsas.

Macri
concretó su lanzamiento con un discurso de oposición a la gestión porteña, pero destacó la mejor situación del país con respecto a 2002. Para la campaña por una banca en el Congreso, el candidato contará con todo el apoyo del partido Recrear, en la Capital Federal, de acuerdo con L. Murphy.

El candidato a senador por la provincia de Buenos Aires disparó -por su lado-contra el «autoritarismo» del gobierno la necesidad de autonomía de los tres poderes y dijo que su proyecto es «reparar el sistema institucional argentino».

Los dos, de saco azul y camisa celeste -sin corbata en feriado patrio-, iniciaron la presentación en una tarima del salón del Museo de la Balanza, acompañados de una decena de fieles y aliados que posaron detrás de los candidatos en ese estrado.

Antes de ingresar en el escenario, que como fondo lució una bandera argentina, Macri esperó a su nuevo socio político en el salón contiguo, ornamentado con balanzasy llaves inglesas, propias del museo.

A las 16.15 ingresó el candidato bonaerense, con bufanda escocesa y escarapela. Se saludaron con cordiales sonrisas y un abrazo para en minutos estar junto con la concurrencia entonando el Himno Nacional.

La alianza pretende (además de competir en las elecciones octubre) diagramar un proyecto nacional hacia 2007, según dejaron reflejado y para lo cual convocaron a aliados presentes, como los del peronismo y partidos de centro.

La sociedad política selló su contrato en un breve documento titulado
«Bases del acuerdo para el desarrollo y la unidad nacional», que como anexó enumeró 16 puntos de « compromiso» como «fortalecer la clase media», «brindar un trato de privilegio a la tercera edad» o «revalorizar el mundo rural», entre otros.

«En el esfuerzo serio y a fondo por solucionar los problemasde la gente, promovemosun gobierno austero, transparente, que busque el bien común de toda la Nación»,
reza el documento que leyó un locutor.

Llegó el turno del discurso de
L. Murphy, quien, más avezado en esas prácticas que Macri, utilizó su estilo imponente e instó a «cambiar esa lógica y esa veleidad autoritaria que sufrimos».

• Objetivos

El postulante explicó que el programa que ponían en marcha «en el fondo busca cumplir íntegra y cabalmente la Constitución nacional».

Destacó el candidato que el nuevo espacio político busca «la concordia y la paz interior».

Dirigiéndose a Macri, L. Murphy le dijo: «Recrear de Capital Federal ingresa bajo su conducción con la certeza de que nos llevará a la victoria».

Hubo aplausos, y Macri demoró unos segundos en iniciar su propio discurso, para lo cual se excusó: «Ricardo me emocionó más que el 'Chelo' Delgado el domingo y eso es mucho decir».

Macri
estimó: «Debemos tener un proyecto propio, una estrategia, una buena relación con el mundo porque, de lo contrario, vamos a tener problemas de empleo en el corto plazo». Graficó que, por cada $ 10 que se invirtieron en Brasil, $ 4 se invirtieron en Chile y $ 1 en la Argentina.

El presidente de Boca Juniors afirmó, además, que
«la Argentina necesita una democracia fuerte, es decir, un gobierno sólido, pero también una alternativa seria».

La alianza opositora en la provincia de Buenos Aires se llamará Frente Cívico para la Libertad y la Justicia Social, y en la Capital aún no definió su nombre.

En las plateas ya se especulaba con la posibilidad de que hubiera más de una lista de candidatos a legisladores porteños. Era el caso del legislador
Jorge Enríquez, quien comentó que aspiraba a ser con su partido Unión Republicana la cuarta lista de opción en el cuarto oscuro.

Los peronistas quieren también una boleta propia, que encabezaría
Diego Santilli, quien compartió el escenario junto con Cristian Ritondo.

Con los invitados se vio al ex embajador menemista
Diego Guelar, los legisladores porteños Silvia Majdalani, Paula Bertol y Martín Borrelli ( Partido Federal), y Juan Carlos Lynch, Paola Spátola, el economista Manuel Solanet, el demoprogresista Oscar Moscariello y el ucedeísta Carlos Castellani.

Dejá tu comentario