Archivaron causa por lavado de dinero contra exfuncionarios kirchneristas y empresarios

Política

El juez federal Sebastián Ramos entendió que la denuncia de la Unidad de Información Financiera (UIF) era "débil". Aldo Roggio y Carlos Wagner, entre otros, estaban señalados.

Una causa por lavado de dinero, y derivada de la megacausa de los cuadernos, que apuntaba a varios empresarios y funcionarios que actuaron durante el periodo kirchnerista fue archivada por el juez federal Sebastián Ramos.

La denuncia recaía contra Aldo Roggio, Carlos Wagner, Enrique Pescarmona, Juan Carlos De Goycoechea, Jorge Neira, y Claudio Glazman, entre muchos otros, quienes habrían girados fondos a Suiza, Estados Unidos, Uruguay y Luxemburgo, de acuerdo a lo denunciado por la Unidad de Información Financiera (UIF).

Este organismo informó haber detectado movimientos sobre una posible exteriorización de fondos de origen ilícito, por lo que aportó a la Justicia informes de inteligencia.

Según la denuncia de la UIF, "el esquema de corrupción desarrollado y sostenido en el tiempo por la organización ilícita referenciada, supone también una estructuración de maniobras jurídicas y financieras que permitieron insertar en el mercado formal o hacer circular, las millonarias sumas de dinero espurio que generaron".

El presunto lavado de dinero estaba dado por el origen de estos fondos, ya que provenían del pago de sobornos a funcionarios para acceder a obra pública en los años en que gobernó el kirchnerismo.

El fiscal federal Eduardo Taiano consideró que la causa debía ser archivada porque había "imposibilidad de proceder" y porque la denuncia de la UIF era "débil".

Para la Fiscalía, tan sólo 15 de los 57 informes presentados por la UIF daban cuenta de supuestas maniobras de lavado, pero no debían ser investigados porque "resultaría contrario a derecho dar inicio a una investigación sobre la base de información que, como se vio, ya fuera incorporada en el marco de otras actuaciones".

Ramos, en ese sentido, argumentó: "Entiendo que la sola puesta en circulación de bienes provenientes de un ilícito penal no deriva necesariamente en la comisión del delito de lavado de activos, sino que debe sustentarse en maniobras que permitan disimular el origen de los mismos con la consecuencia posible de que adquieran apariencia de licitud".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario